Politica

Movimiento Ciudadano, ¿una tercera vía para México?

#Política
El mayor triunfo para el partido es el de su polémico candidato Samuel García, quien venció en las elecciones a gobernador del norteño estado de Nuevo León.

 

 

EFE

Después de ir en solitario en las elecciones intermedias de México, el liberal Movimiento Ciudadano (MC) se reivindica como una “tercera vía” entre la alianza oficialista y la coalición opositora, si bien sus números no le alcanzan para ser un partido bisagra decisivo en la Cámara de Diputados.

El pasado 6 de junio, MC obtuvo 3,4 millones de votos y una horquilla de entre 20 y 27 de los 500 diputados de la Cámara Baja, siendo el único partido con representación fuera de las dos grandes alianzas que apoyan y se oponen al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero el mayor triunfo para el partido es el de su polémico candidato Samuel García, quien venció en las elecciones a gobernador del norteño estado de Nuevo León, el más poblado de los 15 que estaban en juego.

Con esta victoria, MC controlará los estados de Jalisco -donde gobierna desde 2018- y Nuevo León, además de sus capitales, Guadalajara y Monterrey, considerados los más importantes fuera de Ciudad de México.

 

UNA TERCERA VÍA

“La realidad del país es mucho más avanzada que la que quieren imponer los bloques de partidos. Irrumpimos como tercera fuerza o tercera vía ante esta dicotomía a la que quieren reducir la discusión política”, dijo este martes a Efe el líder del partido, Clemente Castañeda.

Fundado en 1999, el partido ganó notoriedad en las elecciones presidenciales de 2018 gracias a un anuncio electoral en el que un niño indígena llamado Yuawi tarareaba “movimiento naranja na, na, na”, en alusión al color del partido.

Por aquel entonces, sin embargo, MC concurrió aliado con el derechista Partido Acción Nacional (PAN) y perdió ante Andrés Manuel López Obrador, por lo que este 2021 optó por no repetir alianzas.

En la nueva legislatura que arrancará en septiembre, Castañeda dijo que MC será “una oposición libre y responsable”, dispuesta a negociar reformas con el Gobierno pero “por ninguna circunstancia” quedarán asimilados a alguno de los dos bloques.

 

NÚMEROS INSUFICIENTES

Pero las expectativas de convertirse en partido bisagra no parecen muy realistas.

Con cerca de 280 diputados, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de López Obrador y sus aliados ostentarán la mayoría absoluta para aprobar leyes y los presupuestos.

Además, la treintena de escaños de MC son insuficientes para que Morena alcance la mayoría calificada de 334 diputados para reformar la Constitución, con lo que el mismo López Obrador ya ha señalado al exgobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), integrado en la coalición opositora “Va por México”, como socio preferente.

Según Khemvirg Puente, politólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), MC buscaba tener una “capacidad de chantaje” mediante sus votos en la Cámara de Diputados, algo que no consiguió.

“A López Obrador no le sirven para alcanzar la reforma constitucional y tampoco la necesitan para la mayoría absoluta. En ese sentido considero un fracaso su objetivo de convertirse en un partido bisagra”, dijo a Efe.

 

IDEOLOGÍA PRAGMÁTICA

Lo que sin duda resulta un éxito es el avance territorial de MC tras las elecciones, que según el coordinador nacional de la formación cambiaron “por completo el mapa político del país”.

El también senador dijo que los gobernadores de MC en Jalisco y Nuevo León, Enrique Alfaro y Samuel García, combatirán la idea de “un país profundamente centralista” e impulsarán la revisión del reparto de recursos para los territorios.

Además, el partido, que se define como “socialdemócrata”, impulsará una “agenda progresista con visión de futuro”, que incluye la propuesta de un ingreso mínimo vital.

No obstante, Puente es más escéptico y considera que MC “es un partido totalmente pragmático” que “no ha tenido la agenda de centroizquierda en los lugares donde ha gobernado”.

El gobernador electo de Nuevo León, por ejemplo, no se ha pronunciado a favor del aborto, el matrimonio igualitario o la legalización de la marihuana porque son temas que “polarizan”.

 

EN SOLITARIO A LAS PRESIDENCIALES

La próxima gran contienda electoral será en 2024, cuando los mexicanos elegirán al sucesor del presidente López Obrador.

Para el líder de MC, los resultados del 6 de junio demostraron que el partido “tiene viabilidad electoral y política de cara al 2024”, por lo que presentará una “candidatura propia”.

De esta forma se perfila ya una contienda a tres por la presidencia, que enfrentará al delfín de López Obrador con el aspirante de la coalición opositora y el de MC.

Puente opinó que este último no tiene muchas opciones, aunque ve una pequeña posibilidad si MC presenta “a alguien ‘outsider’ en medio de un clima de rechazo hacia los partidos tradicionales”.