Politica

México llega al ecuador de una campaña marcada por la violencia y la tensión

#Política
López Obrador elevó este jueves un grado más el tono al desafiar el veto de la autoridad electoral, que le prohíbe expresarse sobre las elecciones.

 

 

EFE

México atraviesa el ecuador de la campaña de las elecciones intermedias del 6 de junio, las más grandes de su historia, con una tensión cada vez más elevada por la violencia política y la entrada en la arena electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador, que busca garantizar la victoria de su partido.

López Obrador elevó este jueves un grado más el tono al desafiar el veto de la autoridad electoral, que le prohíbe expresarse sobre las elecciones, al señalar la supuesta compra de votos de un candidato en Nuevo León.

“¿Cómo creen que me voy a quedar callado si esto es lo que más ha dañado y ha impedido que en México haya una auténtica democracia? ¿Cómo me voy a quedar callado ante la compra del voto?”, declaró desde el atril presidencial en su rueda de prensa matutina.

Aunque el presidente no concurre a los comicios, ya que su mandato concluye en 2024, hay mucho en juego: mantener la mayoría en la Cámara de Diputados, actualmente controlada por el oficialismo, así como 15 Gobiernos estatales, 30 Congresos locales y miles de Ayuntamientos.

LA VIOLENCIA SIGUE EN AUMENTO

Cuando falta exactamente un mes para las elecciones más grandes de la historia de México en cuanto a los cargos en juego, la violencia política sigue marcando la contienda.

De acuerdo con la consultora Etellekt, durante el proceso electoral 2021, iniciado en septiembre del año pasado, han sido asesinados al menos 79 políticos, 31 de los cuales eran aspirantes o candidatos en los comicios locales.

Con esto ya se superó la cifra de 62 políticos asesinados en los comicios intermedios de 2015 y se está en más de la mitad de los 152 muertos de 2018, cuando hubo elecciones presidenciales, legislativas y locales.

El Gobierno de López Obrador presentó al inicio de la campaña un plan de protección de candidatos que busca evitar amenazas y agresiones contra aspirantes.

Pero de acuerdo con Ramón Celaya, especialista en inteligencia y seguridad, el plan no ha evitado que el crimen organizado “ya esté votando en las elecciones imponiendo a sus candidatos”.

“Ante una ausencia de contención y combate de la delincuencia organizada, la violencia electoral se ha ido incrementando porque saben que van a tener impunidad”, dijo el experto a Efe.

De los 31 asesinatos de candidatos registrados por Etellekt, solo en tres casos hay presuntos responsables detenidos.

EL PRESIDENTE, EN CAMPAÑA PERMANENTE

Las encuestas marcan como favorito al izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de López Obrador por delante de la ecléctica alianza opositora de los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD).

Pero la politóloga Ximena Mata, de la consultora Integralia, duda de que se repita el “tsunami electoral” de 2018, ya que esta vez López Obrador, quien capitaliza casi toda la popularidad de su partido, no estará en la boleta electoral.

Por ello, el presidente no pierde la oportunidad de meterse en la campaña, opinando a diario sobre las elecciones desde sus ruedas de prensa matutinas a pesar de que el Instituto Nacional Electoral (INE) le prohibió hacerlo.

López Obrador denunció un “golpe a la democracia” cuando las autoridades electorales anularon la pasada semana por irregularidades financieras las candidaturas a gobernadores de Michoacán y Guerrero de los morenistas Raúl Morón y Félix Salgado Macedonio, este último acusado de violación.

Y tras el accidente del lunes pasado que dejó 25 muertos en el metro de Ciudad de México, gobernada por Morena, López Obrador ha elevado el tono señalando de compra de votos al candidato del PRI en Nuevo León, Adrián de la Garza.

“Es una señal de que el presidente está preocupado con lo que va a ocurrir en las elecciones”, dijo Mata, quien subrayó que “está en juego la segunda mitad del gobierno de López Obrador”.

NO FALTA EL SURREALISMO

Las elecciones más grandes de la historia del país han obligado a los partidos a postular a miles de candidatos, algunos de los cuales han resultado ser bien peculiares o han protagonizado momentos surrealistas.

La cantante Paquita la del Barrio, el luchador Tinieblas y la miss Universo Lupita Jones son algunos de los personajes de la farándula que copan las listas, llenas de artistas, futbolistas y celebridades.

En lo que va de campaña no han faltado promesas llamativas, como la de Carlos Augusto GonzÁlez, aspirante a alcalde de Reynosa (Tamaulipas), quien prometió llevar la banda Metallica al municipio si gana.

Aunque para espectáculos, el del candidato a diputado de Ciudad Juárez (Chihuahua) Carlos Mayorga, quien arrancó su campaña saliendo de un ataúd, o las salidas de tono del actor Alfredo Adame, famoso por insultar a sus posibles votantes mientras hace campaña para ser diputado en Ciudad de México.