Sexualidad

ROUSSE MARY

#Sexualidad
Mi ardiente deseo lo convertí en poesía,
lo escondí entre mis mudas letras,
para poderte complacer todos los días….
– Rousse Mary
Mafer

 

Luna Azul
luna.azul@inperfecto.com.mx

Mujer con rostro de niña, tierna, amable y pacífica, un retorno franco añadido con el viento fresco de su propia inspiración, amante de la vida como de la misma alegría, es una sonrisa hecha verso y poesía, su nombre:
Rousse Mary.

Biografía:

Mi nombre es Ro

salía Manzano Fernández, mejor conocida como Rousse Mary. Mi seudónimo es Mafer, por las iniciales de mis apellidos. Nací un 27 de enero del año de 1972, en México Distrito Federal, a la edad de 8 años inició mi pasión por las letras, me encantaba leer los poemas que venían en los libros de texto, entre ellos los de Gabriela Mistral, me llamaba mucho la atención su manera de escribir, en casa había un pequeño libro que me acompañaba, se llamaba Homero de Portugal, “El declamador sin maestro” y las poesías ahí plasmadas me invitaban a viajar e imaginar, recorrer un sin fin de historias y lugares con tan solo unos versos. Poco a poco me di cuenta que para mí era fácil plasmar mis pensamientos y mis sentimientos en letras. En mi recorrido por las diferentes escuelas a las que fui, participe en varios concursos de poesía y oratoria, después por azares de la vida lo dejé y de alguna manera lo olvidé.

Y fue hasta el año 2005 cuando me separé de mi esposo, que volví a tomar una pluma y un papel y aunque por el ajetreo de mi vida, entre el trabajo, la casa, los hijos y la escuela, no podía escribir mucho, me hice un pequeño espacio por las noches para retomar mi gusto por las letras. Más sin embargo fue hasta hace poco más de un año que puedo decir que volví a viajar en este mundo de letras y poesías, me gusta escribirle al amor, a la nostalgia y porque no al desamor, hace poco incursioné en nuevos géneros como el erotismo, el terror, la risa y hasta uno que otro cuento de fantasía. He estado en varias casas poéticas, donde he coincidido con excelentes poetas, compañeros en el arte de las letras, personas magníficas de las cuales he aprendido mucho y de las que espero seguir aprendiendo.

**

DUALIDAD

Quizá la pasión dormida pervierte la mente, imaginando de mil maneras poseerte, tenerte aquí en mi lecho, acariciarte por entero y perderme entre tu cuerpo.

Más no sólo tu cuerpo me pervierte, debo confesar que me atrapó tu mente, la dulzura de tus ojos, o esa linda sonrisa que me transforma en una niña, buscando el abrigo de tus brazos al quererme.

La ternura de tus manos y la suavidad de tus caricias encienden una llama… Una llama que poco a poco se transforma en una hoguera, provocando que mi piel arda y mi sangre hierva. Tu ternura se convierte en pasión y tu dulzura en deseo, hermosa dualidad la tuya de quererme.

Me pierdo entre tu pecho, mi lengua traviesa dibuja tu contorno, quiere saciarse de ti, embriagarse hasta perderse, cumplir mis fantasías, morir un poco, hasta el momento exacto de sentirnos uno solo.

  • Mafer
    Febrero 2021
    Puebla, México
    Derechos reservados de autor
    Imagen de la red.

**

PASIÓN ARDIENTE

Deje huellas de mis manos por todos los rincones de tu cuerpo, tatué mi nombre con mis besos en cada centímetro de tu piel y con mi lengua dibuje el universo entero. Te lleve a las estrellas de ida y de regreso por puro placer.

Entre mis piernas conociste lo que es tocar el cielo y entre mi pecho te invite a quemarte en el infierno, nos incendiamos juntos en la hoguera del placer.

Mi cuerpo ardiente despertaba tu lujuria, tu pasión callada se desbordaba en cada poro de tu piel, tus candentes besos me invitaban a embriagarme con tu aliento, saboreando de antemano nuestro encuentro.

Nuestros cuerpos clamaban de deseo, tus manos apretujaban mis caderas, cada caricia era… Era fuego candente avivando nuestra hoguera.

La pasión se desataba, mi cuerpo se arqueaba de placer; ese placer que mis ganas explotaba, haciendo mi entrepierna estremecer, mientras tus ganas se escurrían desbordabas por mi piel, terminando en un suspiro, abrazada ahí contigo sintiendo aún mi piel arder.

  • Mafer
    Febrero 2021
    Puebla, México
    Derechos reservados de autor
    Imagen de la red.

**

MIS DOS AMANTES

Yo tenía dos amantes, me gustaba escribir hermosos versos en el lienzo de su piel.

Cada uno tan hermoso, tan romántico, despiadado, apasionado, lujurioso o tan perverso.

Con su suave pluma, fui despertando, les permití embrujarme con su encanto. Con mis manos recorrí sus orillas palmo a palmo, ambos se hicieron imprescindibles en mis días y amantes eternos en mis noches.

No podía dejar de amarlos. Ambos eran parte de mi vida, tenían tanto en común y al mismo tiempo eran tan distintos.
Tenían tanta magia y pasión que me era imposible decidirme por alguno de los dos.

Cada uno a su manera era perfecto, loca de pasión me volvían en cada encuentro. Divagaban con sus letras, entre besos y caricias, pincelando cada espacio de mi cuerpo, atrapando mi mente con encantador sentimiento.
Me hicieron, verso, me hicieron poesía, no importaba el tiempo, fuera de noche o fuera de día, a ambos les pertenecía.

Escoger a uno de los dos era imposible, cada uno sabía amarme a su manera, encenderme de lujuria y de pasión en cada entrega, desbordando mi deseo al sentirme tan completa…

  • Mafer
    Febrero 2021
    Puebla, México
    Derechos reservados de autor
    Imagen de la red.

**

TU MIRADA

De nueva cuenta me sentí cautivada, por esa enigmática mirada, esa sonrisa tierna que te hacía ver angelical, el sonido de tu voz era como un canto celestial.

El roce de tus dedos, me hizo estremecer y mis labios se entreabrieron prometiéndote un mundo de placer.

Tus suaves manos, se perdieron entre mi cuerpo, nuestra ropa salió volando, dejando al descubierto una fuerte y seductora figura, que presurosa me tomó por la cintura y arremetió contra mi cuerpo con dulzura, provocándome un exquisito placer…

Me sentí en un paraíso tan excelso, bendita sensación me provocabas, te apoderaste de mi cuerpo al mismo tiempo que de mi alma, no podía pedirte que pararas, si entregarme a ti era lo que más deseaba.

Me llevaste a la cima del cielo, entre besos y caricias muy candentes, en tus brazos me olvidé de ser decente, me dejé llevar por el instinto, el deseo que tu cuerpo provocaba, mis más bajas pasiones despertaban.

Inventamos mil caricias y muchas posiciones, no hubo rincón de tu cuerpo que mi boca no probará, me sacie de ti y te saboree con hambre atrasada.

Fui tuya, fuiste mío… Nuestros cuerpos explotaban, morí por un instante y se detuvo el tiempo… Pasión, lujuria, deseo experimentaban y un infinito placer nos desbordaba.

Cansados y felices, uno en brazos del otro, nuestra loca aventura de amor se terminaba.
Poco a poco a mi mente la cordura regresaba, me vi abrazando tú tibia desnudez, mientras mi boca tu buscabas y tu tierna mirada mis ojos reflejaba… Esa tierna mirada que me mataba, mi cordura disipaba y de nueva cuenta a entregarme me invitaba…

  • Mafer
    Febrero 2021
    Puebla, México
    Derechos reservados de autor
    Imagen de la red