Editorial

LA SALUD DEL PRESIDENTE.

#InPerfecciones
Al Presidente se le necesita entero porque las agendas política, sanitaria, económica y de seguridad siguen su curso.

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Da gusto saber que el Presidente se recupera satisfactoriamente de COVID-19, después de todo es una vida que no solo tiene relevancia para su familia, sino que además tiene relevancia para la vida nacional, pensar en la inestabilidad que podría derivarse ante la falta del mandatario desde luego que no es deseable, así como tampoco es deseable que la narrativa se torne tan agresiva con malos deseos en torno a la salud López Obrador.

 

Al Presidente se le necesita entero porque las agendas política, sanitaria, económica y de seguridad siguen su curso y cuestionarlo acerca de ello requiere que se encuentre al 100% para llevar a cabo sus funciones. Pero la Cuarta Transformación necesita “rating”, y esa no se consigue, o al menos no es suficiente, con toda la parafernalia discursiva con la que se pretende enaltecer a la figura estrella de la 4T sin tenerla presente en la palestra, o frente a una cámara o frente a un micrófono, no es suficiente tener a la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero supliendo al Presidente en la mañanera, no es suficiente tampoco tener al Vocero Jesús Ramírez presumiendo la larga lista de personalidades que le han deseado pronta recuperación, eso no tiene ni tendrá el peso mediático que ha tenido López Obrador a lo largo de dos años de Gobierno.

 

En año electoral, con la pandemia fuera e control, la economía jadeando, la sociedad polarizada y la política mostrando la misma cara –o peor-, el Gobierno necesita a su “apagafuegos” estrella para decir que todo va bien, el Gobierno necesita legitimar el mensaje del país de las maravillas en el que vive el Presidente, los seguidores necesitan el bálsamo de las palabras y las eternas caminatas por los pasillos de Palacio Nacional, es decir, necesitan con desesperación a su líder.

 

El tema de la salud del Presidente ocupa un lugar importante en el desarrollo político de México, pero ese tema ha dejado al descubierto que el interés de la 4T no gira en torno al  resto de los afectados por la pandemia, el gabinete, los diputados, los senadores, el líder del partido, etc. se han desvivido enviando mensajes de fuerza y buenas vibras al Presidente en todas las oportunidades que han tenido, y para los mas de 150,000 fallecidos y sus familias simple y llana demagogia, mucha indolencia, mucho interés electoral, etc.

 

Ver al Presidente pasear por los pasillos de Palacio Nacional con la calma que le representa saber que tiene a todo un equipo de médicos a su disposición y obviamente todos los recursos para hacerle frente a la enfermedad, ofende a muchos que se encuentran en el desamparo y la desesperación por no poder conseguir atención médica; lejos de todo lo bueno que puede representar que el Presidente se encuentre bien de salud, lo que ofende es que toda su grey se encuentre fabricando día y noche justificantes propagandísticos para generar una realidad artificial en la que no pasa nada. Si, en materia de salud en México la sociedad civil está sola frente a la enfermedad y al dolor.

 

#InPerfecto