Sociedad Civil

Covid y tabaco

#SociedadCivil
Tenemos una pandemia igualmente importante que el Covid-19: el tabaquismo. Pronto, podremos ver cambios en la ley para prevenir miles de muertes que causa el tabaco.

 

 

Miguel Ángel Toscano / @ma_toscano
toscano@refleacciona.org

El tabaco mata en el mundo a más de ocho millones de personas cada año. Más de siete millones de esas muertes se deben al consumo directo del tabaco y aproximadamente 1,2 millones al humo ajeno al que están expuestos los no fumadores. En México mueren más de 50,000 personas al año y más de 7 mil son fumadores pasivos.

Fumar tabaco es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades. Tras revisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS el 29 de abril de 2020 estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

La Organización Mundial de la Salud nos ha informado que la COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades. El consumo del tabaco es además un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la COVID-19. Los datos de investigación disponibles hasta la fecha parecen indicar que los fumadores, las personas obesas o con diabetes, tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de la COVID-19. 

Pero no solo son las consecuencias perfectamente documentadas del daño que hace el tabaco, hay que preguntarse por qué la gente fuma, en qué momento una persona da su primera bocanada y entra al mundo del cigarro. La respuesta es fácil: las tabacaleras invierten miles de millones de pesos en publicidad, pues es la única industria que matará a más de la mitad de sus consumidores y deben reemplazarlos con nuevos fumadores, las tabacaleras buscan capturarlos desde niños o adolescentes, y lo logran, los hacen adictos y entonces van por la siguiente generación.

Mi lucha siempre ha sido por la salud, ningún familiar ha muerto por consumir productos de tabaco, alguien se tiene que enfrentar a estos monstruos, a estas industrias que se enriquecen de los más vulnerables.

Hoy, nos encontramos frente a una oportunidad de oro para el Congreso de la Unión: aprobar una reforma a la Ley General para el Control del Tabaco, que ponga un alto a esta industria. Déjenme poner un ejemplo más de cómo la industria, a pesar de la prohibición de la publicidad le ha dado la vuelta: ahora utilizan influencers y todas las nuevas redes sociales para seguir mostrando sus productos, para fomentar su uso y su consumo. Salud Justa en su último reporte del pasado 11 de mayo, “La industria tabacalera se aprovecha de la pandemia a pesar de vender un producto que agrava el Covid-19”, da cuenta de cómo por medio de los influencers y con ofertas o descuentos de sus nuevos productos que pueden llegar hasta del 80%, atrapan otra vez a los más vulnerables, víctimas muchas veces de la publicidad de las propias redes sociales, de vender estatus y temas aspiracionales. 

Esa misma industria corrupta, es la que se lleva a influencers y periodistas a Suiza, con todos los gastos pagados, a mostrarles las bondades de sus nuevos productos, los productos calentados y vaporizadores de tabaco y nicotina, esa misma industria que fue la que hace 15 años llevó a diputados y funcionarios públicos de viaje a la Fórmula 1 “a cambio de nada”. 

Ahora lo disfrazan con una nueva estrategia, “para mostrar la reducción de daños”, para ganar adeptos, para seguir envenenando a las nuevas generaciones. 

Los diputados, tienen en sus manos una nueva iniciativa de Ley que promueve 100% libres de humo, que deberá prohibir la publicidad en su totalidad, que deberá promover la prohibición del uso de saborizantes, idealmente el empaquetado neutro y que no se fume en espacios abiertos con acceso al público. 

Es hora de seguir las recomendaciones de la OMS y no perder más tiempo, miles de niños y adolescentes están entrando al vicio que los encadenará de por vida y que los hace ver “cool”. Es hora de hacerle justicia al 90% de los mexicanos que no fumamos y que exigimos espacios libres de humo de tabaco.

Desde la sociedad civil, exigiremos y promoveremos que se respete la Ley, y por eso, desde nuestra iniciativa llamada Los Rescatadores ayudamos a que la sociedad tenga instrumentos de denuncia, desde nuestras plataformas hemos recibido cientos de ellas, para exigir que se cumpla la ley. ¡Únete a nosotros y conviértete en un rescatador! Publica una foto con la infracción, arróbanos en Twitter o Facebook (@RescatadoresMx) y nosotros nos encargaremos de hacer cumplir la Ley denunciando a las autoridades. 

Yo soy Miguel Ángel Toscano, y hago votos, para que este esfuerzo, se materialice muy pronto para beneficio de los mexicanos y como un homenaje a los miles y miles de muertos de las últimas décadas, producto de las estrategias de la industria más corrupta y cínica de la historia: la industria tabacalera.

#InPerfecto