Internacional

Mexicana abandona santuario para pedir a Biden legalización de indocumentados

#Internacional
“Hoy estoy aquí, en Delaware, arriesgándome, saliendo de santuario y viajando de Denver a Delaware para hacer una petición a la nueva administración Biden: la legalización general de los indocumentados”, afirmó Vizguerra.

 

 

EFE

La inmigrante mexicana Jeanette Vizguerra abandonó temporalmente este miércoles la protección del “santuario” en una iglesia en Colorado y viajó hasta Delaware para pedirle al presidente electo Joe Biden que se legalice a los más de 10 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

En rueda de prensa este miércoles frente a las oficinas de Biden en Wilmington, Vizguerra, con orden de deportación desde 2011, indicó que había salido de la iglesia porque tenía “un pedido importante y urgente” para el próximo presidente.

“Hoy estoy aquí, en Delaware, arriesgándome, saliendo de santuario y viajando de Denver a Delaware para hacer una petición a la nueva administración Biden: la legalización general de los indocumentados”, afirmó Vizguerra, madre de tres hijos nacidos en Estados Unidos y en este país desde finales de 1997.

PROTECCIÓN PARA MILLONES DE INMIGRANTES

Vizguerra también pidió la abolición del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y la extensión de la protección otorgada por los programas de Acción Diferida (DACA) y Estatus de Protección Temporal (TPS), así como la expansión a niveles anteriores a la llegada del presidente Donald Trump de los programas para refugiados y asilados.

“La administración Obama no cumplió su promesa de ayudar a los inmigrantes y la administración Trump fue la peor de todas, arruinando a mi comunidad”, aseveró la mexicana antes de pedir que “la administración Biden provea alivio administrativo” a los indocumentados “en los primeros cien días” de la nueva gestión, que empieza la próxima semana.

“Cuando comencé a pelear por mi caso (en 2009), comencé a pelear por todos los inmigrantes como yo”, comentó Vizguerra, reseñando su “complicado caso” que incluye conducir sin licencia y uso de documentos falsos, ambas circunstancias negadas por la inmigrante.

En 2012, Vizguerra fue a México para el funeral de su madre, reingresando luego sin la documentación apropiada a Estados Unidos, por lo que fue arrestada por las autoridades federales de inmigración. En 2013, Vizguerra comenzó a gestionar una visa U como “sobreviviente de un crimen violento”, pero la gestión no prosperó.

“Es hora de que nos unamos y busquemos soluciones. Ya hemos enfrentado estas cosas en el pasado y hemos conseguido vencer leyes y políticas que nos perjudicaban, es tiempo de unirnos y resistir, de luchar”, declaró la mexicana, elegida en 2017 por la revista TIME como una de las personas más influyentes de ese año.

150 EN SANTUARIO

En la misma rueda de prensa, el pastor metodista Edward Estévez pidió “que los inmigrantes no sean olvidados” y afirmó que deben estar “juntos como una sola familia” y que son “llamados a vivir en familia en un espíritu de justicia, esperanza, amor y defensa de la comunidad”.

Según el Movimiento Santuario, unos 150 inmigrantes aún permanecen dentro de iglesias en Estados Unidos para evitar ser deportados, personas a las que se le deben sumar “los cientos de niños todavía separados de sus familias” y “los 11 millones de personas sin protección permanente”.

“Ya esperamos lo suficiente. Biden tiene que cumplir sus promesas”, dijo Estévez.

Por su parte, Vizguerra sostuvo que sólo volverá a salir de la iglesia donde ahora se refugia cuando tenga en sus manos los “papeles” para quedarse legalmente en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *