Sociedad Civil

Por la libre

#SociedadCivil
¿Quieres comprar un auto nuevo o usado?

 

Miguel Ángel Toscano / @RescatadoresMX / @ma_toscano
toscano@refleacciona.org

 

Estadísticamente, el mes de diciembre es el mes que en el que la industria automotriz vende más autos en México, y qué bueno, somos un país manufacturero, a nivel mundial estamos entre los primeros 7 lugares en producción de vehículos, y qué bueno. 

Pero no todas son buenas noticias, México exporta vehículos con calidades superiores a los EUA y a Europa, y vende autos de inferior calidad y seguridad en México. Y claro que la industria argumenta que ellos cumplen con la Norma vigente, la NOM-194-SCFI-2015, “DISPOSITIVOS DE SEGURIDAD ESENCIALES EN VEHÍCULOS NUEVOS- ESPECIFICACIONES DE SEGURIDAD”, pero a la hora de proponer una reforma, la defienden a muerte, tratan de no cambiarle ni una coma. Cabe aclarar que es la primera vez que participa la sociedad civil organizada en la elaboración de la Norma, y que la vigente está hecha a modo y gracia de la industria.

Participo en la discusión de la Norma 194 actualmente encabezada por la Secretaría de Economía, por el acuerdo de confidencialidad firmado no puedo revelar las discusiones ahí vertidas, pero el espectáculo que hemos visto de muchas marcas defendiendo sus intereses económicos por encima de los intereses colectivos de los consumidores y de los usuarios vulnerables de la vía es de escándalo. 

Imagina querido lector, que quieres comprar un auto en México y digamos que, con esfuerzo, enorme esfuerzo comprarás un auto (nuevo o usado), y que el mercado mexicano solo te ofrezca autos con 2 bolsas de aire y frenos abs. Imagina que ese mismo auto, lo compren en Europa, pero con 6 bolsas de aire, frenos abs, sistema de estabilidad (ESC), sistema Isofix para fijar sillas de bebés, barra lateral para amortiguar choques laterales, luces en retrovisores para avisar si viene un vehículo (punto ciego), y un largo etcétera. Ahora imagina que ese mismo auto, producido en México, pero vendido en Europa, es con todo lo que he dicho, más barato allá que en México. Eso es lo dramático. 

Cuando fui funcionario de la Secretaría de Economía y después titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) me tocó publicar decenas de normas, participé en muchas en mi calidad de Presidente del Comité Consultivo, fui testigo de los intereses de las industrias más poderosas de México, en donde muchas de ellas no les importa ni la salud ni la vida de los consumidores, debemos hacer un llamado muy serio a los funcionarios de la Secretaría de Economía y a Tatiana Clouthier, su nueva titular, para que revisen con atención este tema. 

La sociedad civil organizada busca proteger a los consumidores, como he dicho, y no solo a los ocupantes de los vehículos, sino también a los usuarios vulnerables de la vía: al peatón y al ciclista, al que está parado esperando en la parada de autobús y que muchas veces, desafortunadamente son atropellados y fallecen diariamente por muchos imprudentes automovilistas que se distrajeron ‘nomás tantito’, pero que si hubieran tenido mejores sistemas de seguridad habrían disminuido dramáticamente el número de fallecidos.

Cuando nos indigne que en México mueran más de 15,000 personas por año (cifras del INEGI) en hechos de tránsito, entonces comprenderemos que las muertes por hechos viales son también una pandemia, catalogada así́ por la propia Organización Mundial de la Salud. 

¿Se puede revertir esta situación? La verdad es que sí, se necesitan varios ingredientes: 

  1. Vehículos Seguros.- exijamos a la Secretaría de Economía y a la Secretaría de Relaciones Exteriores que nos incorporemos a los Tratados Internacionales de la ONU para la aceptación recíproca de las homologaciones en materia de sistemas de seguridad y que México no ha querido firmar desde 1958, leyeron bien, desde 1958. 
  2. Exijamos a los tomadores de decisión: a los servidores públicos (a los gobernadores y alcaldes), que hagan calles completas, que hagan calles pensando en el peatón, en los ciclistas, en el transporte público y después en los vehículos. 
  3. Seamos consumidores responsables.- ¿Quieres saber si tu vehículo es seguro? ve las pruebas de choque que hace Latin NCAP en: https://www.latinncap.com/es/ y decide responsablemente. 

Yo soy Miguel Ángel Toscano y te doy las gracias por leerme. 

Sígueme en redes: Twitter, @ma_toscano

 

#InPerfecto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *