Cultura

El Instituto Cervantes presenta su primera exposición en Beirut en un año “horrible”

#Cultura
“En este año horrible, esta fue la primera actividad que hicimos. Primero la revolución, luego la COVID-19 y después, la explosión”.

 

 

EFE

El Instituto Cervantes presentó este miércoles su primera exposición en más de un año en Beirut después que la revolución, la pandemia del coronavirus y la explosión en el puerto de la capital, que dañó gran parte de la sede e hirió a dos empleados, le impidiera celebrar un evento.

Hasta 50 obras gráficas realizadas por estudiantes de la Universidad Libanesa han sido expuestas en la sede del Instituto Cervantes, en el Beirut Digital District, para conmemorar el 75 aniversario de las relaciones entre México y el Líbano.

“En este año horrible, esta fue la primera actividad que hicimos. Primero la revolución, luego la COVID-19 y después, la explosión”, afirmó a Efe la directora del centro en el Líbano, Yolanda Soler-Onís.

Desde la entrada hasta el primer piso de la sede se expusieron estas obras que muestran “las similitudes y belleza” de los dos países donde se reflejan las experiencias personales de algunos de los estudiantes que visitaron México.

Ese es el caso de la libanesa Michelle Abou Chacra, una de las alumnas que cedió tres de sus obras a la exposición.

“Cuando fui a México sentí que nos parecíamos tanto en la cultura y en la forma de socializar”, afirmó la joven, que realizó una obra en la que coloca unos frijoles y unas “fasuliyas”, ambas judías de México y el Líbano respectivamente, como si fueran miembros de una banda musical.

Lo que más le impresionó fueron las “casas tan coloridas” en el país, aseveró, lo que inspiró su repertorio gráfico.

“Antes hacíamos tantos eventos con el instituto y ahora estamos pasando página de todos los retos que hemos tenido desde hace 14 meses para empezar con un nuevo mensaje de esperanza, y qué mejor manera de hacerlo que el arte”, dijo a Efe el director general del Beirut Digital District, Mohamed Rabah.

El evento ha sido realizado en un espacio abierto en un momento en el que los casos de COVID-19 no descienden en el país mediterráneo.

Además de la pandemia, el Instituto Cervantes ha sufrido directamente las consecuencias de lo ocurrido en un año en el Líbano.

En octubre de 2019 comenzó una revolución que obligó al centro a cerrar sus puertas durante un tiempo en el que las protestas no cesaban contra el Gobierno del histórico Saad Hariri, que acabó dimitiendo aunque regresó hace dos meses como designado para formar un gabinete.

Pero, durante esos meses, el Líbano ha sufrido una de las peores crisis económicas en sus 100 años de historia, que se ha visto agravada por la explosión en el puerto de la capital el pasado 4 de agosto, que mató a más de 200 personas y dejó a 300.000 personas sin hogar.

Asimismo, esta explosión, cuyo origen aún se desconoce, afectó gravemente a las instalaciones del Instituto y dos empleados resultaron heridos leves, aunque el centro ha reanudado su actividad tras arreglar todos los desperfectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *