Deportes InPerfección Principal

Diego Maradona, el “D10s” del fútbol, muere a los 60 años

#Deportes
Con su carácter cálido y desenfadado, Maradona se había convertido en un ícono de Argentina y ganado amplias simpatías en todo el mundo.

 

 

Reuters
Por Nicolás Misculin

El ídolo argentino Diego Maradona, considerado uno de los mejores futbolistas de la historia, murió el miércoles a los 60 años tras sufrir un paro cardíaco en su casa, en una noticia que sacudió al mundo del deporte.

El carismático futbolista, campeón del mundo con la selección argentina en el Mundial de 1986, que actualmente se desempeñaba como director técnico del club local Gimnasia y Esgrima La Plata, arrastraba diversos problemas de salud y semanas atrás se le había practicado una cirugía craneal.

“Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Nos deja pero no se va, porque el Diego es eterno”, expresó en su cuenta de Instagram el astro Lionel Messi, quien fue dirigido por Maradona en la selección argentina.

Con su carácter cálido y desenfadado, Maradona se había convertido en un ícono de Argentina y ganado amplias simpatías en todo el mundo, pese a algunas críticas por sus fuertes y polémicas opiniones públicas.

El presidente Alberto Fernández, un reconocido hincha de fútbol y de Argentinos Juniors -el club en el que Maradona comenzó su carrera-, dijo que “nunca le vamos a poder pagar tantas alegrías”.

Una multitud se congregó el miércoles frente a la vivienda en la que el exfutbolista se crió en Villa Fiorito, el suburbio extremadamente pobre de Buenos Aires desde el que se catapultó a la gloria, mientras otros muchos aficionados se acercaban a dejar mensajes en lugares emblemáticos de su vida.

La noticia tuvo una amplia repercusión por la fama que había adquirido Maradona tras el mágico campeonato que jugó en México 1986, donde llevó a Argentina a su segundo título mundial.

“Diego” o “Pelusa”, como se lo conocía, tuvo una prolongada carrera que incluyó pasos por Argentinos Juniors, Boca Juniors, Barcelona de España y Napoli de Italia, entre otros clubes.

“Yo conocí a mi señora en el 86, cuando el Diego hizo el gol (a Inglaterra) con la mano. La verdad, para mí el Diego es todo, como hincha de Boca, como argentino, es lo más grande. Una tristeza inmensa esto que paso”, dijo a Reuters José Luis Shokiva, un argentino de 53 años que usaba una camiseta de Boca Juniors a la puerta de un taller mecánico en Buenos Aires.

Maradona, que falleció en su casa situada unos pocos kilómetros al norte de Buenos Aires, arrastraba desde hacía años severos inconvenientes de salud por abusos con drogas y alcohol y por viejas lesiones. En más de una oportunidad había sido internado con riesgo de muerte.

El astro había dejado este mes el hospital en el que, tras una operación por un hematoma subdural, permaneció internado debido a un “bajón anímico, anemia y deshidratación” y un cuadro abstinencia de una adicción al alcohol.

El Gobierno de Argentina decretó un duelo nacional de tres días debido a la muerte del ídolo, mientras que el partido del miércoles por la Copa Libertadores entre Boca Juniors e Inter de Porto Alegre fue suspendido.

“Gracias, Diego”, decían diversos carteles electrónicos en autopistas y el metro de Buenos Aires como homenaje a un ícono de Argentina equiparable a políticos como Evita o Juan Perón.

El club italiano Napoli, donde Maradona es venerado como un Dios por llevarlo a la gloria en la década de 1980, consideró su muerte como un “golpe demoledor tanto para la ciudad como para el club” y el alcalde de Nápoles dijo que el estadio San Paolo se llamará Diego Armando Maradona.

“Algún día patearemos una pelota juntos en el cielo”, dijo el ídolo brasileño Pelé, con quien Maradona se ha disputado el título de mejor jugador de la historia por décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *