Editorial

¿Y los pobres?

#InPerfecciones   #ResilienciaPolítica
Durante 18 años hablaron de igualdad, de gobernar para los pobres y en casi 2 años solo se hace para unos cuantos o para aquellos que tengan credencial de elector, si eres pobre pero no votas.

 

Orlando Casanova Díaz / @ocdtiburon@TiburonalAire
editorial@inperfecto.com.mx

 

Durante 18 años hablaron de igualdad, de gobernar para los pobres y en casi 2 años solo se hace para unos cuantos o para aquellos que tengan credencial de elector, si eres pobre pero no votas o no puedes hacerlo, no existes.

 

Las cifras en pobres nunca reflejan la realidad, esos pobres que están olvidados por todos, y sí hay que incluirnos. Esos pobres que cada día son más pidiendo a fuera del súper, en las esquinas, los enfermos mentales que viven en la calle, los alcohólicos y drogadictos, los niños, etc., de ellos nadie habla, para nadie cuentan y para ellos nadie gobierna, ni hoy ni nunca.

 

 Las personas en pobreza extrema, es decir, las que al menos ven tres de seis derechos sociales incumplidos (rezago educativo, carencias de alimentación, de servicios de salud, de calidad y espacios de la vivienda, de servicios básicos de la vivienda o de seguridad social) y tienen ingresos menores a $1,060.24 en zonas rurales o $1,477.31 en las urbanas, a nadie le importan, y cuando digo a nadie nos incluye como sociedad, los tenemos en completo olvido.

 

Ningún Gobierno trabaja para ellos, se preocupa por ellos y no lo hacen por que nos les representan votos, no se quejan, no existen política y estadísticamente y eso es ya un grave problema para todos. El bienestar no se mide con votos como nos quieren hacer creer, el bienestar va más allá de un discurso, el bienestar hay que sentirlo, vivirlo y muchos, millones de mexicanos hoy no lo viven, están olvidados.

 

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), encargado de medir la pobreza en México y evaluar programas sociales del Gobierno Federal, advirtió que el número de pobres por ingreso podría aumentar debido a la crisis sanitaria por la que actualmente atraviesa el país.  Hoy, sin políticas públicas que atiendan a la población con ingreso medio, la cantidad de personas en situación de pobreza por ingreso puede aumentar.

 

De esto es responsable hoy el presidente López Obrador, por que es el presidente, pero ningún gobierno anterior ha realizado acciones concretas para atender a esa gente que todos vemos en las calles, que no están en los censos, están reitero en la calle, y terminamos viéndolos como parte de la escenografía urbana.

 

El compromiso como sociedad es mayúsculo, no solo con los pobres sino con México, hoy más que nunca debemos ser ese contrapeso, pero de eso hablaremos la próxima semana, con los pobres todos debemos ser empáticos, solidarios y connacionales, ellos están en esa condición no por destino si no por falta de oportunidades. Hoy es una vergüenza celebrar las remesas, esas remesas que llegan de mexicanos que salieron del país por falta de oportunidades, oportunidades que el Gobierno no genero, y nadie exigió, nadie.

 

Si como sociedad decidimos ayudar a esos mexicanos que están en condición de pobreza, hagámoslo con empatía, incluso me permito decirlo de manera amorosa, cada que demos un peso o más veámoslos a los ojos para ver ahí lo que hoy es nuestro país, un país con desigualdades e injusticias, que lejos de ocurrencias y falsos índices de bienestar necesitan políticas viables, claras para poder salir adelante y sacar de las calles a millones de mexicanos.

 

Basta ya de solo palabras que digan primero los pobres, por que los verdaderos pobres siguen en el olvido de todos, urge que se gobierne para todos, con o sin credencial para votar, los verdaderos pobres no están en los programas sociales, no tienen acceso a nada, y eso es responsabilidad de todos, que nadie se haga a un lado, que a cada uno nos juzgaran de acuerdo con nuestra responsabilidad.

 

Hoy enseñemos a nuestros hijos a no ver a los pobres como una carga, sino como una oportunidad de generar el bien común, la responsabilidad social que tanto nos hace falta, generada desde la familia en pro de la sociedad, si los políticos no lo hacen nosotros si, ellos solo trabajan por 6 años, nosotros no, hagámoslo, estoy seguro de que así muy pronto tendremos ese México que todos queremos mas allá de colores, partidos e intereses económicos.

 

El 2021 está mas cerca cada día, el 2020 no es un año perdido, el tiempo en casa desde el cierro nos debe permitir y llevar a la reflexión de lo que queremos y no queremos, la decisión es nuestra, mas allá de las dadivas de poder y falsas promesas, es difícil el panorama político, pero no imposible, para que todo Gobierno en democracia funcione requiere contrapesos, los poderes absolutos esta demostrado no son buenos para nadie, sin resistencia no hay reflexión, el 2021 nos espera por el bien de México y de millones de pobres que tenemos todos en el olvido.

 

Nada en esta vida es personal.

 

“Si comenzamos una pelea entre el pasado y el presente, nos daremos cuenta de que habremos perdido nuestro futuro”.

Wiston Churchill

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *