Sociedad Civil

Muévete Seguro 

#SociedadCivil
Estamos a un paso de que la movilidad sea un derecho, falta la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, movilidad activa y seguridad vehicular temas necesarios.

 

 

Rosario Hernández Gallegos / @RescatadoresMx @Rosariohg3  
rosario@refleacciona.org

 

El pasado miércoles 14 de octubre fue un día histórico, ya que, en el pleno de la Cámara de Diputados se aprobaron los dictámenes de importantes reformas constitucionales sobre temas que se habían tenido en el olvido durante varios años. 

 

Tal es el caso del derecho a la movilidad que desde 2015, más de 35 organizaciones de la sociedad civil empezaron un arduo camino con la finalidad de que los congresistas adoptaran el tema dentro de su agenda, no fue sino hasta la actual legislatura, que se consideró como prioritario. Con 351 votos a favor, ninguna abstención ni voto en contra, es decir mayoría calificada, se aprobó el dictamen de la iniciativa que reforma los artículos 4º, 73, 115 y 112 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, presentada por la senadora Patricia Mercado.

 

La reforma tiene como finalidad, además de reconocer a la movilidad como un derecho bajo los principios de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad, permitir legislar sobre movilidad y seguridad vial en general, y, redefinir las atribuciones de cada nivel de gobierno sobre los mismos. Aunque aún como parte del proceso legislativo, tal como lo marca el Art.35 de la Constitución, falta que la minuta con proyecto de decreto sea remitida a los congresos locales y que ésta sea aprobada por lo menos por la mitad más uno de los congresos para su posterior publicación en el Diario Oficial de la Federación, ya se hace más real el camino hacia una Ley General de Movilidad y Seguridad Vial.

 

Ya en el congreso existen dos iniciativas en este sentido, una del diputado Javier Hidalgo y otra de la senadora Patricia Mercado, ambas se encuentran pendientes en sus respectivas Cámaras de origen y a la espera de la publicación de la reforma constitucional para continuar su proceso. Coinciden en temas esenciales para generar una base sustentada en compromisos internacionales como los son los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana de Naciones Unidas, además de responder a las necesidades actuales de movilidad en el país.

 

En ese sentido, profundizaré en dos aspectos positivos de las iniciativas, uno es la movilidad activa y el otro la seguridad vehicular. Su importancia radica, en que el primero, dadas las circunstancias de epidemia en el que vivimos, contaminación atmosférica y la inactividad física, es pertinente que se realicen acciones públicas que la fomenten; en lo que respecta al segundo punto, no se le ha prestado la atención debida a pesar de que sistemas de seguridad incluidos en los vehículos podrían salvar miles de vida al año a la hora de un posible siniestro vial. Actualmente no contamos con leyes nacionales que hagan obligatorio el uso de casco para motociclistas, ni el uso de cinturones de seguridad, el uso de sistemas de retención infantil en los vehículos, ni la restricción del uso del celular mientras se conduce.

 

La actividad física no es exclusiva de un contexto particular. Puede realizarse en la calle o en una pista de carreras, el trabajo, el hogar o en el transporte, a través de la movilidad actividad. El reporte “Inactividad física en México: Un primer acercamiento” deja ver que la inactividad física es un problema grave en el país, con una acentuación en la población femenina, pero que se puede revertir. Uno de los caminos es propiciando entornos que faciliten la movilidad activa, es decir, fomentar el uso de transporte público, el traslado a pie o el uso de bicicleta y patines, misma recomendación de política pública que realizamos dentro del Reporte.2

 

Uno de los retos para que las personas se trasladen de manera activa es que no se tiene la infraestructura adecuada. Así lo deja ver el reporte “Anatomía de la Movilidad en México”, realizado de manera colaborativa entre la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), la Agencia de Cooperación Alemana GIZ y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),  que indica que aproximadamente el 40% del espacio público se dedica a infraestructura para el movimiento de vehículos motorizados y con él se asigna la mayor parte de del gasto público, pese a que el 50% de la población se traslada en transporte público y el 30% a pie. Se encontró que, de 2013 a mayo de 2017. Datos del mismo estudio, señalan que, en la zona metropolitana del Valle de México, el 21% de los traslados diarios se realizan en automóvil 3. Otro estudio más realizado en la Ciudad de México señala que en el 2014, 66% de las niñas y niños de 10 a 14 años van a la escuela caminando.4

 

Desafortunadamente y a pesar de los datos anteriores, como ya se mencionó, la mayor parte del presupuesto se destina a la infraestructura vehicular; en muchas ciudades las aceras peatonales no son aptas para que el peatón pueda caminar libremente, tampoco se cuentan con los cruces o semáforos peatonales con las medidas correctas para evitar accidentes, y, ni que decir de los accesibilidad para las personas con discapacidad  y personas adultas mayores en cuestión de este tipo de movilidad, que normalmente, en los centros de las grandes ciudades son los únicos lugares que están adaptados para este sector vulnerable de la población. 

 

Se debe de apostar por la movilidad activa porque además de poder contribuir al cuidado del medio ambiente, puede traducirse en ahorros económicos significativos en salud, siempre y cuando existan las condiciones necesarias. Así lo demostró una investigación, publicada en el British Medical Journal que arrojó resultados importantes sobre la asociación entre la movilidad activa y los accidentes cardiovasculares, el cáncer y todas las causas de mortalidad. Se demostró que quienes se desplazan en bicicleta corren menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y mortalidad por todas las causas de muerte; existe una relación similar con la movilidad a pie, que reduce factores de riesgo para estos padecimientos, por lo que las iniciativas que fomentan los desplazamientos activos, sobre todo en bicicleta, pueden reducir la carga de ENT y el riesgo de muerte prematura en la población. Otro de los hallazgos fue que el 90% de quienes utilizaron bicicleta en su desplazamiento total y el 80% de los que combinan caminata y bicicleta), cumplieron con las recomendaciones actuales de actividad física, a diferencia de quienes sólo caminan, que representan el 54% de los viajeros.5

 

Respecto a la seguridad vehicular, el eje rector debe ser el Objetivo 3.6 de la Agenda 2030: Reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo y el Segundo Decenio de la Seguridad Vial de Naciones Unidas, que hace el llamado a los países a que adopten en sus normativas las Regulaciones de Naciones Unidas sobre sistemas de seguridad en vehículos nuevos.

 

México, a pesar de ser uno de los principales fabricantes y exportador a nivel mundial de vehículos, es uno de los más atrasados en cuanto a dispositivos de seguridad se refiere. Y es que quizá, tampoco los consumidores prestamos la misma atención sobre lo que incluye el auto que queremos comprar en este aspecto cuando estamos buscando, como cuando compramos un celular que hasta el número de pixeles tomamos en cuenta para decir cuál será nuestra adquisición como si de eso dependiera nuestra vida. Pero es que también, puede ser causa del desconocimiento o falta de información sobre los dispositivos de seguridad, su uso y beneficios, pero no te preocupes que si sigues este espacio te podrás enterar más de eso.

 

Por ejemplo, el 29% de la población se traslada a pie, de acuerdo con el Informe de Seguridad Vial en México 2017, el 44% de las muertes registradas por accidentes viales corresponde a peatones, se calcula que alrededor de 16 mil muertes anuales se registran por esta causa. No obstante, con algunas modificaciones en el diseño y tipo de materiales, en la parte frontal de los autos, denominado “sistema de protección de peatones” se podrían evitar reducir esas lamentables cifras; de manera más sofisticada pero necesaria, con el uso de sensores se salvarían vidas. Éstos son ejemplos de los beneficios de legislar sobre la seguridad vehicular e incluirlo dentro de la Ley General.

 

No hay que olvidar que los automóviles son una creación tecnológica y afortunadamente, la tecnología sigue avanzando para crear dispositivos que nos hagan la vida más fácil o inclusive que nos permita salvarla. Acortar los tiempos de traslado no se debe significar reducir la vida, el derecho radica en la libertad de poder decidir.

 

¿Y tú cómo te trasladas? No importa cómo, tú tienes #DerechoALaMovilidad. Y recuerda, siempre que lo hagas #MuéveteSeguro.

 

  1. Rivera, Juan. (2015). La Obesidad en México. UNAM.
  2. Hernández, R; Ochoa, V. Inactividad Física en México: Un Primer Acercamiento. Recupera de Salud Justa: https://saludjusta.mx/wp-content/uploads/Reporte-de-la-sociedad-civil-sobre-Actividad-F%C3%ADsica_FINAL.pdf
  3. López, J..; Galviz, K. (2016). ¡Se nos va el avión! Es hora de activar a nuestros niños. Recuperado de: https://www.activehealthykids.org/wp-content/uploads/2016/11/mexico-report-card-long-form-2017.pdf
  4. SEDATU, GIZ, BID. (2016). Anatomía de la Movilidad en México. Hacia dónde vamos. Recuperado de: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/411314/Anatom_a_de_la_movilidad_en_M_xico.pdf
  5. BMJ. (Abril 2017). Association between active commuting and incident cardiovascular disease, cancer, and mortality: prospective cohort study. Recuperado de: https://www.bmj.com/content/357/bmj.j1456

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *