Internacional

El nuevo Gobierno boliviano decidirá el estado de acogidos en embajada de México

#Internacional
“El siguiente Gobierno va a determinar si respeta los mandamientos de apremio que se extendieron contra esas personas o si las libera de responsabilidad”.

 

 

EFE

La canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, aseguró este lunes que el nuevo Gobierno deberá decidir sobre la situación de varios exministros de Evo Morales que permanecen desde noviembre en la residencia oficial de México en La Paz.

“El siguiente Gobierno va a determinar si respeta los mandamientos de apremio que se extendieron contra esas personas o si las libera de responsabilidad”, manifestó Longaric en un contacto con los medios.

Los resultados preliminares no oficiales de este pasado domingo apuntan que el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, ganó la elección con más del 50 % de la votación y un margen muy amplio con relación al segundo.

Longaric mencionó que “cuando corresponda”, se iniciará un proceso de transición para que las nuevas autoridades asuman el Gobierno emanado de las urnas.

El regreso del MAS al Gobierno podría suponer un cambio sustancial en la forma en que hasta ahora se ha manejado la situación de las personas acogidas en la residencia diplomática mexicana.

La residencia mexicana acoge a varios exministros de Evo Morales y otros exfuncionarios, que han aguardado por casi un año los salvoconductos para salir de Bolivia, por procesos judiciales contra ellos por distintas acusaciones, como supuestos delitos de terrorismo y sedición.

Por el contrario, desde el MAS siempre se ha mantenido la versión de que las exautoridades son perseguidos políticos cuando a principios de noviembre pasado Evo Morales renunció a la Presidencia del país denunciando un golpe de Estado para derrocarlo.

Entre los solicitantes de salvoconducto están los exministros Juan Ramón Quintana, Héctor Arce, Javier Zavaleta, Wilma Alanoca y Hugo Moldiz, y otros exfuncionarios de menor rango.

Este caso produjo varios episodios de tensiones diplomáticas entre el Gobierno interino boliviano y el mexicano, por varios operativos policiales alrededor de la residencia diplomática, y una visita de diplomáticos españoles que a la par desencadenó en otra crisis diplomática con España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *