Editorial

Buscando justicia… en México

#InPerfecciones   #ResilenciaPolítica
Escribo estas líneas después de ver la película Buscando Justicia, titulo en español de Just Mercy, y me hizo sentir la misma sensación que en 1992 al ver Cuestión de Honor

 

Orlando Casanova Díaz / @ocdtiburon
editorial@inperfecto.com.mx

 

Escribo estas líneas después de ver la película Buscando Justicia, titulo en español de Just Mercy, y me hizo sentir la misma sensación que en 1992 al ver Cuestión de Honor (a Few Good Men), película que motivo y determino mi formación profesional, ser abogado.

 

No solo decidí ser abogado sino trabajar en servicio publico para poder hacer algo por mi país, para mi era una ilusión ser parte de la burocracia, del servicio publico, del gobierno de mi país, la razón reitero hacer algo por ayudar a la gente, quitar esa imagen del gobierno, de los empleados públicos, sonaba padrísimo, pero fue prácticamente imposible.

 

Estas películas tienen algo en común, un abogado joven que, a pesar de no tener experiencia, de todos los obstáculos que el sistema y de quienes se benefician de un sistema les ponían, siguieron adelante, y lo hicieron por que creían en la justicia, en que las cosas pueden ser diferentes, en ambas temáticas se logró, por una sola razón cuando se tienen convicciones claras, todo a pesar de las circunstancias, obstáculos o sistemas, la justicia prevalece.

 

Andrés Manuel López Obrador luchó 18 años, por una justicia que para él era necesaria para nuestro país, hoy desconozco que le ocurrió que dejo de creer en la justica, en el bien común en pocas palabras, se llenó de pretextos, se olvidó de sus convicciones y la justicia está lejos para todos.

 

Andrés Manuel es padre y, aun así, ha permitido que niños estén en peligro de muerte por un desabasto de medicinas que no tiene otra explicación que temas administrativos, temas administrativos que, con convicciones claras, haciendo bien las cosas, sin ningún otro tipo de interés más que el bien común, no pondrían en riesgo a nadie, ni mucho menos tener que recurrir a otro poder para obtener lo que les corresponde, obtener justicia.

 

Andrés Manuel tiene madre, esposa, nuera y, aun así, ha sido indolente al feminicidio, por que para el, el tema es menor, no merece atención, y no la merece por que no le importa, no le duele, no tiene la convicción de la justicia para las mujeres, nadie lo culpa de los asesinatos, lo que se le exige por parte de todos los mandantes como mandatario, es que se responsabilice de las acciones de seguridad y justicia que impidan que esto siga ocurriendo en nuestro País, solo eso, que se haga responsable de lo que busco por 18 años, el poder, el poder de hacer justicia, justicia con convicción, de no ser así, nunca llegara para nadie.

 

Andrés Manuel en algún momento de su vida, quiero pensar, trabajó para llevar todo lo necesario a su hogar, recibía un salario, se preocupaba por los impuestos, el alza del dólar, los bajos salarios, en fin, todo lo que una economía familiar implica, hoy se olvido de eso y con dádivas a sectores que lo llevaron al poder, tienen a la economía del país al borde de una recisión, sus convicciones cambiaron y esta a punto de poner al país donde pensábamos que nunca mas estaríamos, la paradoja, el capitán del país nos dijo qué sabia como hacerlo, hoy esta demostrado que no es así, de economía no se sabe nada, no escucha a los que saben y lo que es peor, no le interesa, sus prioridades son otras, se perdieron las convicciones, nos alejamos de la justicia.

 

Andrés Manuel en algún momento caminó, circuló, paseó, disfruto un México en el que no se tenia miedo en no regresar, en que te robaran, en que te violaran, que te secuestraran, o peor aun te mataran, hoy él gobierna un país en el que ocurren todas esas cosas, pero no solo ocurren, ocurren y no pasa nada, absolutamente nada, nada, no hay justicia, hay impunidad, impunidad solapada desde hace muchos años, no es nuevo, pero el responsable de esto hoy es él, pero no quiere, y no quiere, por que no puede, y no puede, por que no sabe y no sabe por que no le importa, porque las convicciones están perdidas, olvidadas o quizá nunca las hubo.

 

México está a punto del naufragio, sin transformación, con una clara y absoluta falta de Estado, y ese Estado nos esta quitando con todo su poder, la justicia, y lo que nos debe preocupar a todos, pero sobre todo ocupar, despertar, es que ni con todo ese mismo poder nos podrá devolver lo que hoy estamos perdiendo, reitero la justicia.

 

Pero recuerden transformadores, nada en esta vida es personal.

 

Orlando Casanova Díaz

 

“Si comenzamos una pelea entre el pasado y el presente, nos daremos cuenta de que habremos perdido nuestro futuro”.

Wiston Churchill

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *