Cultura

Robin de Jesús: “En la comunidad LGBT tenemos el derecho de no ser perfectos”

#Cultura
La comunidad LGBT también se merece contar historias que no sean pulcras e ideales.

 

 

EFE

Ni Jim Parsons, ni Matt Bomer, ni Zachary Quinto eclipsan en “The Boys in the Band” a Robin de Jesús, maravilloso en esta cinta de Netflix sobre un enrevesado grupo de amigos homosexuales y que dijo a Efe que la comunidad LGBT también se merece contar historias que no sean pulcras e ideales.

“Hay que entender que nosotros en la película somos representantes de la comunidad gay, pero esta historia no es la historia completa de todas las experiencias gay: hay diversidad en eso también”, explicó este actor orgulloso de ser latino y homosexual.

“Y también tenemos el derecho de decir historias que son feas, tenemos el derecho de no ser perfectos (…). Si no, no es humano (…). Yo me entretengo más con una persona complicada. Una de las cosas más interesantes es cuando una persona que es buena hace algo malo. Eso sí es humano”, añadió.

Robin de Jesús (1984, Norwalk, EE.UU.), triple nominado en los premios Tony y que brilló con Lin-Manuel Miranda en el musical “In the Heights”, estrena mañana miércoles en Netflix “The Boys in the Band”, una adaptación al cine de la influyente obra teatral homónima de Mart Crowley.

Esta película de Joe Mantello (“Love! Valour! Compassion!”, 1997) se centra en una cena de cumpleaños en Nueva York en la que se reúnen un grupo de amigos homosexuales a finales de los 60 con muchos secretos y traumas por revelar.

La obra de Crowley llegó a la gran pantalla con el mismo elenco teatral en una cinta dirigida en 1970 por William Friedkin (“The Exorcist”, 1973).

Y ahora se repite la estrategia en esta nueva mirada a “The Boys in the Band” con el fantástico reparto que recientemente la llevó a Broadway: Jim Parsons, Matt Bomer, Zachary Quinto, Andrew Rannells, Michael Benjamin Washington, Charlie Carver, Brian Hutchison, Tuc Watkins y Robin de Jesús.

EL JOVEN LATINO QUE SOÑABA CON LA ÓPERA

“Me crié en Connecticut (EE.UU.) en una familia de clase obrera de Puerto Rico. Vivimos en un pueblo de factorías supermixto, había mucha diversidad”, recordó.

“No fue hasta la intermedia que caí en cuenta de que tenía una buena voz y eso me dio una seguridad, más poder. Descubrí mi creatividad, descubrí el teatro musical y pensé que iba a ser cantante de ópera. Esto era porque la maestra de voz me decía: ‘Robin, tienes que entender que eres una persona pequeña y que eres puertorriqueño. El mundo del teatro musical no te va aceptar como eres.

Vete a la ópera, donde no les importa tu apariencia'”, indicó.

Pero “un momento divino” se cruzó en su camino.

En 2003 logró un papel en la película independiente “Camp” de Todd Graff sobre unos jóvenes que iban a un campamento de teatro musical.

“Me cambió la perspectiva y caí en cuenta que había un espacio para mí en el teatro musical”, afirmó.

“Hay algo de esa comunión con la audiencia que no se puede recrear en otro medio. Regresé al teatro porque ahí me aceptaban más, ahí estaba la posibilidad de que una persona se convirtiera en algo completamente diferente. En el cine hay como un miedo de que la audiencia no va a aceptar a un actor en cierto personaje si saben demasiado de su vida privada. Y se pone más complicado cuando esa persona es gay y latina”, explicó.

UN PERSONAJE “AUTÉNTICO Y RADICAL”

Frente al comedido pero nada claro Michael (Jim Parsons) o el carismático pero frívolo Harold (Zachary Quinto), Emory, el latino personaje de Robin de Jesus en “The Boys in the Band”, es “auténtico y radical”.

“Es homosexual y femenino en una época donde sus comunidades le decían que él no tenía valor, que no estaba bien de la mente, que no tenía derecho a la felicidad”, detalló.

“Pero en vez de hacerse pequeño, descubrió que iba a sacar más de la vida si podía apreciar su autenticidad”, concretó.

Con una espléndida química interpretativa, “The Boys in the Band” reunió a un elenco formado completamente por actores homosexuales junto al director Joe Mantello y el productor Ryan Murphy, que también son gais.

“Muchas veces estamos acostumbrados a ser las únicas personas que son gay en el cuarto”, contó.

“Y hay algo en estar en un cuarto donde todo el mundo es como tú que te deja como, ay… Puedes sacudirte de tantas cosas y se te va el complejo, sientes menos ansiedad: es mucho más fácil ser”, aseguró.

Finalmente, De Jesús, que rodará con Lin-Manuel Miranda la adaptación cinematográfica de “Tick, Tick… Boom!”, explicó cómo “The Boys in the Band” puede conectar con los desafíos actuales de la comunidad LGBT.

“Crowley escribió una historia que era superradical y que a lo mejor en 1968 las audiencias no estaban preparadas para ver”, opinó.

“Ahora tenemos el entendimiento de que los gais tienen derecho a empatía, a compasión. En 1968 había muchos homosexuales que no querían ver esta obra porque se avergonzaban de que otras personas les vieran de una manera tan fea: con alcoholismo, marihuana, y personas que se odiaban a sí mismas (…)”, dijo.

“Pero si ahora lo miras, no es que se odien sino que están sufriendo y están en una batalla contra una sociedad que no los quiere aceptar”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *