Internacional

Trump aprieta el yugo al sector turístico de Cuba en busca de votos en EE.UU.

#Internacional
Donald Trump, anunció este miércoles nuevas sanciones diseñadas para estrangular todavía más al sector turístico de Cuba.

 

 

EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció este miércoles nuevas sanciones diseñadas para estrangular todavía más al sector turístico de Cuba, en el marco de su campaña para conquistar a los votantes de origen cubano en el estado clave de Florida.

A menos de seis semanas para las elecciones del 3 de noviembre, en las que busca un segundo mandato, Trump prohibió que los estadounidenses se alojen en cualquier hotel de Cuba, que compren allí tabaco o alcohol para traer de vuelta a EE.UU. o que viajen a la isla para asistir a conferencias profesionales.

“Hoy reafirmamos nuestra férrea solidaridad con el pueblo cubano, y nuestra convicción eterna de que la libertad prevalecerá contra las fuerzas siniestras del comunismo”, dijo Trump durante un acto en la Casa Blanca con una veintena de excombatientes que participaron en la fallida invasión de Cuba de 1961, en la Bahía de Cochinos.

PROHIBIDO ALOJARSE EN NINGÚN HOTEL DE LA ISLA

Trump precisó que, a partir de ahora, los estadounidenses no podrán alojarse en ningún hotel que Washington haya identificado como “propiedad del Gobierno cubano” o figuras afiliadas.

Eso afecta a prácticamente todos los hoteles de la isla, vinculados de una u otra forma al Ejecutivo de La Habana, y supone un paso más en las restricciones del Gobierno de Trump, que hasta ahora prohibía el alojamiento en aquellas instalaciones turísticas controladas por las Fuerzas Armadas de Cuba.

Para implementar la nueva sanción, el Departamento de Estado creó una nueva Lista de Alojamientos Prohibidos, que en su edición inicial afecta a 433 hoteles de la isla.

MELIÁ Y OTRAS EMPRESAS ESPAÑOLAS, AFECTADAS

Entre ellos se encuentra el hotel Tryp Habana Libre, de la cadena española Meliá, uno de los pocos grandes hoteles que habían quedado exentos de las anteriores sanciones por no estar vinculado al conglomerado militar Gaesa, además de otros operados por Iberostar, Globalia, NH y otras compañías europeas.

Carrie Filipetti, responsable en el Departamento de Estado de EE.UU. de la política hacia Cuba y Venezuela, reconoció este miércoles que no había informado con antelación a España u a otros países europeos “de este cambio en particular”.

“Hemos dicho muchas veces a nuestros socios internacionales que es muy importante que no pongamos el interés comercial por encima de los principios y valores morales, y hemos visto que esos hoteles se usan para enriquecer a los militares cubanos”, respondió Filipetti a una pregunta de Efe durante una rueda de prensa telefónica.

El objetivo de las nuevas sanciones, explicó la funcionaria, es animar a los estadounidenses a quedarse en “casas particulares”, viviendas en donde los cubanos alquilan una habitación o una parte de la casa a los visitantes, a través de plataformas como Airbnb.

Sin embargo, la nueva lista incluye también a numerosas “casas particulares”, porque el Departamento de Estado ha determinado que no eran realmente “independientes” del Gobierno, indicó Filipetti.

PROHIBIDO TRAER ALCOHOL O TABACO CUBANOS

Las nuevas sanciones prohíben que los estadounidenses que visiten Cuba regresen con “productos de alcohol o tabaco de origen cubano”, lo que acaba con la autorización que impuso el expresidente Barack Obama de traer a EE.UU. hasta 100 dólares en esos productos (habitualmente ron y puros habanos) para consumo personal.

Además, el Departamento del Tesoro amplió las restricciones de viaje a Cuba, donde el turismo de los estadounidenses ya está prohibido, al eliminar la posibilidad de que sus ciudadanos asistan u organicen conferencias profesionales en Cuba, algo que a partir de ahora solo se permitirá en casos excepcionales, bajo petición.

Tampoco se podrá viajar a Cuba para participar en “actuaciones públicas, clínicas, talleres, otras competiciones atléticas o no atléticas, y exposiciones”, precisó el Departamento del Tesoro.

“Estas medidas buscan privar al régimen cubano de los recursos que usa para oprimir al pueblo cubano y financiar su interferencia en Venezuela”, afirmó en un comunicado el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

UN GOLPE PARA CUBA, UN GESTO DE CAMPAÑA PARA TRUMP

Las medidas de Trump para dar marcha atrás al “deshielo” promovido por Obama han golpeado duramente la economía de Cuba, que atraviesa serios apuros económicos, con una creciente escasez de alimentos y productos básicos que se ha reforzado con la pandemia.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reaccionó al anuncio de Trump en un tuit, en el que tachó de “cruel y criminal” la política de Trump e insistió en que el pueblo cubano “no renunciará nunca a su soberanía”.

A medida que se acercan las elecciones del 3 de noviembre, en las que busca un segundo mandato y quiere retener el favor de los estadounidenses de origen cubano en el estado clave de Florida, Trump ha endurecido su discurso hacia La Habana.

“No levantaremos nuestras sanciones a Cuba hasta que todos los prisioneros políticos sean libres, se respeten las libertades de asamblea y expresión, todos los partidos se legalicen y se programen elecciones libres”, subrayó este miércoles Trump.

En su rueda de prensa telefónica, Filipetti negó que las nuevas sanciones se hubieran adoptado por motivos electorales y recalcó que llevan en proceso “durante algún tiempo”, pero Trump dejó claro en su acto en la Casa Blanca que tenía la mirada puesta en las elecciones de noviembre.

“Los valientes excombatientes (de la Bahía de Cochinos) que están hoy aquí son testigos de cómo el socialismo, las turbas radicales y los comunistas violentos arruinan a un país. Ahora, el Partido Demócrata está desplegando su socialismo dentro de nuestro precioso país”, dijo Trump.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *