Ciudad de México

Activistas toman por la fuerza y vandalizan sede de la comisión DDHH de Ciudad de México para exigir justicia

#CDMX
“No que no, sí que sí, no nos vamos a salir”, gritaron frente a la sede de la CNDH, donde fueron colocadas pancartas con decenas fotografías de víctimas de desaparición forzada.

 

 

Reuters

Una sede principal de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México, en la capital del país, permanecía ocupada el lunes por familiares de víctimas y activistas que quemaron objetos e hicieron pintadas en paredes y muebles, como protesta por la falta de respuesta a sus demandas.

Tras la acción reivindicativa, en un país con 73,000 desaparecidos y donde más del 90% de los delitos no se denuncian por desconfianza a la autoridad, la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra, despachó desde otra oficina de la entidad. La semana pasada lo hizo en la sede ocupada por los manifestantes.

Los parientes de víctimas, a los que se sumaron colectivos feministas, llegaron el viernes al lugar. Una activista se ató a una silla y emprendió una huelga de hambre, dando inicio simbólico al movimiento, al que poco a poco se adhirieron otras personas que exigen el esclarecimiento de sus casos.

“No que no, sí que sí, no nos vamos a salir”, gritaron frente a la sede de la CNDH, donde fueron colocadas pancartas con decenas fotografías de víctimas de desaparición forzada, homicidio, violación y otros delitos.

En lo alto del edificio, instalaron un letrero con el mensaje “Casa de refugio, ni una menos México”, en alusión a los feminicidios o asesinatos de mujeres por razones de género, que subieron un 5,4% entre enero y julio en el país, en relación con el mismo período de 2019.

La semana pasada, cuando estallaron las protestas, Marcela Alemán, cuyo hijo fue asesinado el año pasado, dijo a los medios: “No me importa lo que pase, quiero justicia para Alan”.

“Yo sí entiendo de que hay mucho dolor y las víctimas de la violencia están, con razón, muy dolidas y que tienen derecho de manifestarse, pero no creo que esa sea la mejor forma de hacerlo”, dijo el lunes durante su conferencia de prensa diaria el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario criticó las pintadas realizadas a un cuadro del expresidente Francisco I. Madero, ícono de la Revolución Mexicana y uno de sus referentes políticos. “El que afecta la imagen de Madero, o no conoce la historia, lo hace de manera inconsciente, o es un conservador”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *