Editorial

El pasado: Amigo y verdugo de AMLO

#InPerfecciones
El término “Corrupción” toma un significado distinto antes y después del periodo neoliberal, al menos así lo piensa AMLO

 

Cruz Hernández Sánchez / @IamMillennial_
cruzhendez@inperfecto.com.mx

 

El término “Corrupción” toma un significado distinto antes y después del periodo neoliberal, al menos así lo piensa AMLO

AMLO tiene la capacidad de identificar actos de corrupción y señalarlos, siempre y cuando estos ocurran fuera de las filas de la 4t, durante 18 años de campaña utilizó un discurso claro y simple, “ser una opción distinta, ser el cambio”, lamentablemente a más de 2 años del inicio de su periodo presidencial el panorama no es claro, las viejas mañas continúan anidadas dentro de la clase política de México, solo que ahora se busca la manera de justificarlas a como dé lugar. En todas las mañaneras se realiza una excavación a los errores de las administraciones anteriores para poner en una balanza las acciones de “los de atrás” y así vender la idea de que ya “estamos mejor”,

La metamorfosis que ha sufrido la moral de López durante el proceso de ser candidato presidencial a “presidente” es bastante notoria, antes predicaba soluciones y ahora exclama excusas. Antes el gobierno era responsable de los problemas que enfrentan los mexicanos, ahora el gobierno es una víctima del pasado. Contradicciones, excusas y culpas, es lo que hemos escuchado a más de dos años del inicio de una mal llamada transformación; Por un lado grita a los cuatro vientos que los índices de  violencia van a la baja, algo difícil de notar cuando a diario se derrama sangre por todo el país, se dirige al pueblo pregonando que ayudará a los pueblos indígenas, pero se les asigna un presupuesto menor para sus necesidades, ahora ya no son gasolinazos, son ajustes inflacionarios, ya no hay nepotismo, ahora los familiares de personajes con cargos públicos cumplen en su totalidad con el perfil para ser integrados ya no hay corrupción, ahora se les llama aportaciones voluntarias, Un presidente “Del pueblo y para el pueblo”, que comete los mismos actos de corrupción que antes criticaba, un personaje que no se ha enterado de los problemas a los que se enfrenta su gente día con día, que sale a presentar su rostro por todo México en conferencias y eventos, pero que al momento de dar resultados, recurre a la excusa de que el pasado todavía no lo deja gobernar.

 López siempre considerara al pasado como un “enemigo” y no hay problema en tener enemigos imaginarios, pero sí en que se le vendan al pueblo como causantes de todos sus males, en sexenios anteriores los enemigos eran la pobreza, la enfermedad e inseguridad, ellos eran los culpables del estancamiento en México, debían ser combatidos con acciones y no con simples discursos en las mañanas. Hemos llegado a un punto donde las palabras de López del 2012 golpean los oídos del actual López, si no puede debe presentar su renuncia dada su incapacidad para ejercer el cargo (Esto dicho con sus propias palabras), siempre busca una salida o un culpable para mantener lo que queda de la figura presidencial intacta.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *