Sexualidad

HACIA LA COMPRENSIÓN DE LA DEPRESIÓN Y EL APOYO RESPONSABLE. 

#Sexualidad
Esta es tu vida… Y la depresión en ocasiones es parte de la vida, y el Dr. Juan Manuel nos habla al respecto.

 

#DescúbreteEnPsicoterapia
Dr. Juan Manuel Carvajal Blancas  Doctor en Psicología y Psicoterapeuta Humanista 
Contacto: 9512262913
sexualidad@inperfecto.com.mx

 

Tal vez has vivido la experiencia o te ha tocado escuchar a alguien decirle a quien cursa con depresión: “No se deje vencer, es cuestión de actitud”, “usted no tiene depresión, solo es cosa de que le eche ganas”, “deje de pensar en eso que piensa y piense en cosas bonitas”, ” Sal a divertirte y se te pasará”. Quizás tu mismo se lo has dicho a alguien que vive con este padecimiento emocional, sin comprender la complejidad de la experiencia depresiva.

La ansiedad y la depresión son padecimientos que requieren de un diagnóstico especializado para corroborarlo y en muchas ocasiones, de tratamiento médico-psiquiátrico, de la mano con la psicoterapia y grupo de apoyo mutuo, como contensión.

En casos de Trastornos de ansiedad y depresión, la persona carece de control sobre sus circunstancias dado que estos cuadros clínicos tienen su origen en su funcionamiento cerebral, en la función de sus neurotransmisores y sus hormonas, que intervienen en la regulación de su sistema emocional.

Necesario es enfatizar que la tristeza común, es diferente de la depresión. Mientras la primera representa un estado transitorio y pasajero de animo decaído ante un suceso que detona y que la persona identifica claramente, pudiendo hacer frente mediante sus recursos de autoapoyo; en la depresion no es así, pues quien la padece, no identifica el factor de experiencia o social desencadenante o simplemente no lo hay, pues se puede presentar de manera repentina y prolongarse de forma crónica, ocasionando deterioro significativo en mas áreas de desarrollo y de funcionamiento de la persona que la padece: intelectual, emocional, social, sexual, física, escolar, laboral, espiritual. Cabe mencionar que la persona que padece esta condición o trastorno, carece de control sobre sus circunstancias por lo que no basta la fuerza de voluntad para salir de esa condición.

De acuerdo con los criterios Diagnósticos del DSM V Manual dignóstico y estadístico de los trastornos mentales, publicado por la Asociación de psiquiatria Americana, el Trastorno depresivo mayor, que es también el más frecuente en esta categoría, se apoya en los criterios siguientes:

 

Ánimo depresivo casi diario (durante la mayor parte del día), desde hace ≥ 2 semanas y desde un momento preciso y reconocible, junto con la presencia de ≥5 de los siguientes síntomas, incluido ≥1 de los 2 primeros:

 

1) estado de ánimo depresivo

 

2) disminución significativa del interés en casi todas las actividades y/o de las sensaciones placenteras relacionadas con ellas

 

3) apetito aumentado o disminuido, o pérdida importante (no relacionada con la dieta) o incremento en el peso corporal (p. ej. ≥5 % en un mes)

 

4) insomnio o hipersomnia

 

5) agitación o inhibición psicomotora

 

6) sensación de fatiga o pérdida de energía

 

7) sentimiento de minusvalía o sentimiento de culpa infundado

 

8) disminución en la destreza cognitiva, dificultades en la atención o en la toma de decisiones

 

9) pensamientos recurrentes de muerte (no solo temores a la muerte)

 

10) pensamientos suicidas recurrentes sin un plan determinado, intentos de suicidio o un plan suicida.

 

Cabe mencionar que los trastornos depresivos, sólo pueden ser corroborados y diagnosticados por un especialista en salud mental, después de haber hecho el examen, laboratorios, exploración de la persona y descartado otros padecimientos

 

Deja de decirle a la persona que pasa por una depresion: “¡Échale ganas!”, “todo es fuerza de voluntad”, “Deja de pensar en cosas negativas y piensa en cosas positivas”, “decrétalo y sucederá”, “Es que tú no quieres salir de esto…” y muchas otras frases y actitudes que lejos de ayudarle, provocan que la persona postergue recibir atención profesional a su padecimiento, que lamentablemente desencadena en consecuencias graves, como el suicidio, la violencia o la experiencia adictiva, por mencionar algunos ejemplos. 

Si sospechas de que cursas con alguno de estos trastornos del estado de ánimo o alguien cercano a tí lo vive, en el apoyo psicoterapéutico, psiquiátrico, puedes encontrar el acompañamiento necesario para afrontar y superar esta condición.

Acudir con un especialista e infórmarte puede ahorrarte complicaciones en tu salud física, emocional, económica y en el impacto social por sus consecuencias.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *