Editorial

RESPETUOSAMENTE

#InPerfecciones
¿Qué clase de aberración lleva a un gobernante a vivir en un Palacio mientras doce millones de personas ha perdido su empleo?. 

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

México tiene una tradición turística muy respetable a nivel mundial, como se dice de manera coloquial “tenemos para dar y regalar”, y no solo eso, porque, no contentos con ese muy merecido –y especial- lugar que ostentamos, el Gobierno se reinventa para sacar agua del pozo y develar todo su potencial creativo para ofrecer visitas guiadas a las entrañas del TP-01 José María Morelos y Pavón, mejor conocido como el “Avión Presidencial que no tiene ni Obama”, o también como el complejo de inferioridad del Presidente López Obrador que no solo funge como el maestro de ceremonias que te recibe antes de que te subas al avión para que sufras y te indignes con semejante opulencia mientras el pueblo se debate entre la pandemia, la pobreza, el desempleo y esas bagatelas que la derecha golpista inventa para descalificar tan redituable empresa turística.

 

“Respetuosamente, les pido que solo me pregunten del Avión Presidencial”, solicitó el Presidente a los reporteros presentes, situación bastante loable ya que todo el esfuerzo por montar el templete, barrer, darle una aspirada y sacudida al avión debió tener a mucha gente trabajando horas extra el domingo por la noche para mostrar la cama, la caminadora, las pantallas, y hasta los ganchos de ropa en perfecto estado de conservación, después de todo el que no enseña no vende –aunque no se pueda vender-, así que por el momento hay que sacarle jugo a las visitas guiadas y de paso aprovechar para sacar del cajón –otra vez- el discurso de indignación –propagandista- de todos los lujos que se propinaban los gobiernos neoliberales que tanto daño le hicieron a México.

 

El ejercicio de rebautizar al avión con nombres de gobernantes históricos conservadores y por supuesto enemigos del país resultó una exquisitez del Presidente que a decir de sus feligreses fue toda una clase de historia por el dominio de nombres como Agustín de Iturbide, Antonio López de Santa Ana, Porfirio Díaz, y hasta Carlos Salinas de Gortari, vaya, que recorrido tan completo por la historia con todo y las pruebas de su insulto histórico a los pobres, con razón el Presidente no se para por las habitaciones que ocuparon Carlota y Maximiliano en el Castillo de Chapultepec, ¿qué clase de aberración lleva a un gobernante a vivir en un Palacio mientras doce millones de personas ha perdido su empleo?. 

 

Sin duda el simbolismo que representará la rifa del avión el próximo 15 de septiembre será un momento “apoteósico” cuando se grite el número ganador de la conjura contra el neoliberalismo y la riqueza se derrame sobre unos cuantos mientras los otros –muchos- seguirán debatiéndose entre la parafernalia de un demagogo y su retórica barata de cortinas de humo. 

 

#InPerfecto