Editorial

EL NUEVO TRAIDOR.

#InPerfecciones
Lo interesante es la ligereza con la que se esgrime el concepto “traidor” en la 4T, sobre todo porque sale a relucir cuando las cosas no salen como las tenían calculadas.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Mario Delgado Carrillo señaló en octubre de 2019 que “quienes piensen que saben más que López Obrador, están cometiendo una traición histórica”. Encendido en su discurso – como tanto le gusta-, Delgado Carrillo ante la crítica al Presidente sacaba el pecho a las balas para señalar de manera implacable a los detractores tildándolos de traidores, concepto bastante sobrado pensando en que la critica es parte de un ejercicio democrático totalmente necesario, sin embargo, como no es lo mismo ser oposición que Gobierno, pos una cosa es decir que “ese Presidente es un inepto” y otra muy diferente admitir decir que “tu Presidente es un inepto”, en ese sentido se comprende perfectamente que Delgado se pusiera como loco para esgrimir una bravata de ese calibre.

 

Pero el tiempo ha pasado y como siempre todo lo pone en su lugar, o cambia la perspectiva de cada persona, y ese agreste defensor de la 4T y la contra reforma Educativa –de la que no iba a quedar ni una coma-, se entrampó con los apetitos políticos no solo de su Presidente, sino tambien de ese sector radical de MORENA al que no le es suficiente la mayoría en las Cámaras, al que justifica el desmantelamiento de las instituciones otorgando valores casi de monarca a un personaje como López Obrador, ese sector radical que con la elección de los consejeros del INE mostró su cara más recalcitrante para tildar al Diputado Delgado Carrillo de traidor al movimiento, pero parece que el Diputado tiene un plan.

 

Lo interesante es la ligereza con la que se esgrime el concepto “traidor” en la 4T, sobre todo porque sale a relucir cuando las cosas no salen como las tenían calculadas, y en el caso de los consejeros del INE, quienes han señalado a Mario Delgado como traidor se olvidan que es el mismo Mario Delgado que se ha mostrado como uno de los defensores más férreos de la 4T, siendo incluso más “Lópezobradorista” que López Obrador, pero resulta que eso no es suficiente en un momento en el que los temas electorales toman una relevancia fundamental frente al proceso electoral del 2021.

 

Pensando en el plan, Mario Delgado es un político hábil, le gusta debatir y entrarle a la confrontación, en realidad el momento no parece nada adverso para salir con bandera desplegada a defender a la democracia antes que a su partido, estrictamente la lectura del accionar del Diputado no parece tan descabellada cuando prefiere aguantar el discurso en contra para capitalizar en imagen ante una posible debacle del partido oficial que se debate entre acusaciones de malos manejos y división interna, situación que a Delgado Carrillo le permitiría desmarcarse a tiempo de los rijosos morenistas para acercarse al Presidente tanto como pueda, al final si en MORENA hubiera un amotinamiento, quedar a salvo bajo la protección del Presidente puede asegurarle un futuro más prometedor.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *