Cultura

Historia de la bandera de México (Segunda Parte)

#Cultura
De acuerdo con el INAH, la primera aparición del Escudo Nacional Mexicano se remonta a los tiempos de Carlos V, quien utilizó  el símbolo del águila parada sobre un nopal en el grabado del escudo de armas de la Ciudad de México.

 

 

Raúl “TLAHUILCUAUHTLI” González
raul.glz@inperfecto.com.mx

¡¡¡ V I V A   M É X I C O !!!

 

CUALLI TLANECI (BUEN AMANECER)

 

La historia del Escudo Nacional Mexicano

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la primera aparición del Escudo Nacional Mexicano -aunque por supuesto, no como lo conocemos ahora- se remonta a los tiempos de Carlos V -siglo XVI-, quien utilizó  el símbolo del águila parada sobre un nopal en el grabado del escudo de armas de la Ciudad de México.

Sin embargo, la primera vez que se utilizó este símbolo en una bandera fue en la del insurgente Ignacio Allende.

Durante el periodo independentista -para ser exactos en 1821- se promulgó el Plan de Iguala y Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide crearon el Ejército Trigarante, entonces necesitaron una bandera que fungiera como un elemento de identidad nacional, así que se creó.

Precisamente fue Iturbide quien dictaminó -en ese mismo año- que los colores definitivos de la bandera fueran verde, blanco y rojo. Poco tiempo después -en 1822, cuando Iturbide ya era emperador de nuestro país- incluyó el símbolo del águila con una corona parada sobre un nopal en medio de un lago.

 

El Escudo Nacional Mexicano sufrió numerosos cambios -como en la época de Venustiano Carranza, pues el águila estaba de frente, no de perfil como ahora- pero fue hasta 1968 que Francisco Eppens Helguera (San Luis Potosí, 1ero de febrero de 1913- Ciudad de México, 6 de septiembre de 1990) rediseñó el Escudo Nacional y añadió elementos prehispánicos como el nopal con las tunas rojas o el glifo mexica del agua. Es así como Francisco Eppens, artista mexicano, dio origen al Escudo Nacional Mexicano tal cual lo conocemos ahora.

 

Francisco Eppens, el artista que diseñó el actual Escudo Nacional Mexicano.

 

Leyenda del Escudo Nacional, un elemento de origen prehispánico

Las raíces del Escudo se remontan a la época prehispánica y es que según la primera parte del códice Mendoza o Mendocino- que lleva por nombre “Anales mexicanos”-, aparece el mito de la fundación de Tenochtitlán. En este códice se describe cómo los mexicas, después de transitar un largo camino desde Aztlán, llegaron al lugar que su dios, Huitzilopochtli, les había indicado. La señal era inconfundible; ahí estaba el águila, justo como el gran Huitzilopochtli lo había prometido. El águila posaba majestuosa sobre un nopal en medio de un islote al mismo tiempo en que se alimentaba de una serpiente. Fue así como los mexicas supieron que habían encontrado el lugar indicado para fundar lo que después sería la Gran Tenochtitlán.

 

Qué significan los tres colores de la bandera de México.

 

El significado de los colores de la Bandera de México se ha ido modificando. En 1821, el rojo aludía a la unión entre mexicanos, el verde a la Independencia y el blanco a la religión mientras que ahora el blanco significa la unidad, el verde la esperanza y el rojo la sangre de los héroes nacionales. 

FUENTE: MÉXICO DESCONOCIDO

 

Partes del Escudo Nacional Mexicano

El águila en el Escudo Nacional Mexicano, simbolizaba para los mexicas el carácter guerrero, además de la valentía y la fuerza mientras que para muchas culturas -además de la mexica- simbolizaba la fuerza cósmica del sol -es importante mencionar que el uso del águila no se limita al pueblo mexicano-.

 

 

  • La serpiente, junto con el águila, representan la dualidad del cielo y de la tierra.

 

 

 

  • El nopal y las tunas. Las tunas simbolizan los corazones de los guerreros vencidos.

 

 

 

  • El listón que hay entre el laurel y el encino. Significa la unión entre mexicanos por la Patria.

 

 

  • Islote y agua. Estos elemento hacen referencia a los lagos de Texcoco y Tenochtitlán.

 

  • La parte inferior del escudo está adornada con una rama de encino del lado derecho, que desde tiempos de la Antigua Grecia simboliza la fuerza y una de laurel del lado izquierdo, que representa la victoria.

 

 

¿Sabías que el escudo de la bandera de México es una escultura mexica de hace 500 años?

MEXICO

 

Bautizada por Alfonso Caso como “Teocalli de la guerra sagrada”, esta escultura representa el triunfo del sol, pues es Huitzilopochtli (deidad del sol), quién guió a los mexica hacia la isla donde fundaron Tenochtitlán. Se encuentra en el Museo Nacional de Antropología.

 

Se trata de una maqueta mexica a escala de un basamento piramidal que cuenta con trece peldaños, decorada en la parte superior con la diosa Tlaltecuhtli, señora de la tierra.

 

En la parte inferior a los costados hay deidades en actitud de autosacrificio, mientras que por la parte posterior se puede apreciar un cuauhtli posada sobre un nopal devorando lo que, a primera vista, parecería ser una serpiente. ¿Pero lo es? Ya te contaré sobre esto más adelante.

 

El teocalli de la guerra sagrada es una escultura realizada durante el gobierno de Moctezuma Xocoyotzin en 1507. Mide 123 x 92 x 100 centímetros.

En la parte superior podemos apreciar un círculo compuesto de diferentes símbolos, entre los cuales destacan rayos solares saliendo del centro. En el centro se encuentra tallado el día “nahui ollin” (cuatro movimiento), que representa el día en que habría de acabar el mundo por terremotos, según las profecías mexica de las que te conté en el artículo de la leyenda de los soles.

 

Vemos las figuras de Moctezuma y Huitzilopochtli, ambos ricamente ataviados, lo cual representa el compromiso del tlatoani de perpetuar la existencia del sol a través de la guerra, como ofrenda a la deidad.

 

Por otra parte, a los lados de la escultura podemos apreciar a dos deidades del Mictlán, así como cuatro sacerdotes sentados en la posición de flor de loto, preparándose para el autosacrificio.

 

Asimismo, vemos dos fechas especiales en el grabado: Ce técpatl (uno cuchillo) y Ce miquiztli (uno muerte), que están asociadas con Tezcatlipoca, el espejo humeante, que ha sido considerado por algunos como el dios más importante de la mitología mexica.

 

“El teocalli de la guerra sagrada celebra el triunfo del Sol en el universo y justifica el poder de los mexicas tras la fundación de sus ciudad en el año 2 Casa (1325), la cual está grabada en la parte superior del monolito. Todos los personajes y símbolos representados en el monumento –incluidas las fechas calendáricas y el águila posada en el nopal esculpida en la cara posterior- se conjugan en una gloriosa alabanza a la guerra y la unión simbólica del fuego y el agua”.

Fuente: Eduardo Matos Moctezuma, “Tenochtitlan”.

 

“La unión simbólica del fuego y el agua”, como cita el texto anterior, era para los mexica la guerra y se representaba a través de lo que el águila de la escultura en la parte posterior lleva en el pico.

Es precisamente este grabado el más interesante de la pieza y uno de los más importantes de nuestra historia como nación, ya que se trata de la representación más antigua del escudo de la bandera de México.

El grabado consta de un cuauhtli, que ha sido interpretado como un águila (aunque no lo es), posado sobre un nopal repleto de tunas, que en la cosmovisión mexica representan corazones humanos. A diferencia de nuestro actual escudo nacional (que está en la bandera de México), el cuauhtli no lleva en su pico una serpiente, sino el símbolo de la guerra sagrada llamado atlachinolli que es un difrasismo náhuatl que se traduce como “agua quemada”:

 

Atl: agua.

Tlachinolli: cosa quemada (en alusión al poder militar mexica).

Para entender el escudo en su conjunto hay que analizar cada uno de los componentes:

 

  • El cuauhtli es, en la cosmovisión mexica, el ave que más cerca puede volar del sol. Es el animal que, según las leyendas nahuas, se arrojó a la hoguera divina siguiendo a Tecuciztécatl, quién se convertiría en el sol que nos alumbra. Por ello, el cuauhtli se convirtió en un animal representativo del astro rey, Huitzilopochtli.
  • El nopal, que surge de las fauces de Tlaltecuhtli, la diosa de la tierra, se encuentra en posición de “sapo”: sus pies están calzados por cactlis (sandalias de la época prehispánica), decorados con moños y, detrás de la deidad, hay algunas líneas ondulantes que representan el movimiento del agua del lago de Tezcuco. Esta imagen hace una alusión al hecho de que el nopal crecía en un islote en medio del agua, hecho que se ajustaba exactamente a la señal que Huitzilopochtli les había dicho a sus sacerdote que enviaría cuando llegaran al lugar en el que se debía fundar Tenochtitlan.

 

A continuación te muestro la imagen del teocalli de la guerra sagrada (1) y la del escudo de la bandera de México (2), para que puedas apreciar las similitudes y diferencias por ti mismo.

En su totalidad, este conjunto de elementos (el cuauhtli con el atlachinolli en el pico, y el nopal creciendo en un islote en medio del lago) nos habla de la señal que Huitzilopochtli prometió a su pueblo para indicar la llegada a la tierra prometida, después de haber peregrinado durante 200 años.

 

DEBEMOS DE ESTAR ORGULLOSOS DE NUESTRAS RAÍCES, UNAS RAÍCES LLENA DE HISTORIA, DE FUERZA Y GRANDEZA…

DEBEMOS ESTAR ORGULLOSOS POR HABER NACIDO AQUÍ EN ESTE…    “SUELO SAGRADO DE MÉXICO”.

…HASTA LA PRÓXIMA…

 

FUENTE: MATADOR NETWORK

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *