Nacional

AMLO despierta pasiones en Washington

#Nacional
Entre la ilusión de unos y la ira de otros, la visita del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a la Casa Blanca ha levantado pasiones entre sus seguidores y detractores.

EFE

Entre la ilusión de unos y la ira de otros, la visita del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a la Casa Blanca ha levantado pasiones entre sus seguidores y detractores, que este miércoles se concentraron ante la mansión presidencial en Washington DC.

Animados con carteles de bienvenida y banderas mexicanas, los seguidores de Andrés Manuel López Obrador -AMLO, para ellos y el resto de América Latina-, llegaron hasta la residencia presidencial estadounidense esperanzados por poder ver a su líder.

Pero la caravana del mandatario, custodiada por el Servicio Secreto de EE.UU., no detuvo su paso y atravesó en medio de los aplausos y saludos fugaces de los presentes.

Frente al parque Lafayette Square, ubicado a escasos metros de la Casa Blanca y por estos días clausurado tras las recientes protestas raciales en el país, aparecía un puñado de críticos del gobernante, lo que desencadenó un choque a gritos entre ambos bandos.

ME CANSO, GANSO

Sin detractores a la vista durante su ingreso a la Casa Blanca, López Obrador fue arropado por los suyos.

Algunos estuvieron dispuestos a viajar horas y superar los inconvenientes de trasladarse en mitad de una pandemia, con tal de acompañarlo en su primera jornada en la capital estadounidense.

Una de ellas fue Elizabeth Lerista, residente de Ciudad de México y a quien la COVID-19 obligó a permanecer en Nueva York, adonde llegó para visitar a sus hijos.

Después de un trayecto de más de cuatro horas en autobús desde la Gran Manzana, más otros 40 minutos a pie en Washington, ella y su hijo arribaron a la Casa Blanca con sus tapabocas decorados con expresiones del gobernante.

“Es su primera visita fuera del país, y yo lo amo, lo apoyo, yo voté por él”, declaró emocionada a Efe Elizabeth, quien lucía una mascarilla con la frase “amor con amor se paga”.

Su decisión de acompañar a AMLO, argumentó, es para “que los medios que le tiran (critican al presidente), se den cuenta de que realmente el pueblo lo sigue apoyando”.

Junto a esta mujer, su hijo exhibía en su mascarilla “Me canso, ganso”, que los mexicanos usan cuando están seguros de lograr algo y que era casi un mantra en varios de los carteles de los presentes.

“QUE PIDA RESPETO”

También a la espera del mandatario permanecía Gabriel Hernández, quien condujo durante cuatro horas desde Jersey City, en el estado de Nueva Jersey, junto a su familia.

De pocas palabras y pese a admitir que no votó por él, este mexicano que desde hace dos décadas reside en Estados Unidos aseguró que le gusta “cómo se expresa” López Obrador, su forma de apoyar a la gente y su lucha contra la corrupción.

Sobre la reunión, dijo esperar que “salga todo positivo” y que su gobernante hable por los mexicanos que están en este país desde hace mucho tiempo.

“Primero que pida respeto, yo creo, a todos, por todo los que estamos (en EE.UU.), porque (Trump) ha hablado un poco mal de los mexicanos precisamente, y lamentablemente está equivocado porque nosotros hemos venido a luchar, a trabajar honestamente y tratar de sacar nuestra familia adelante”, afirmó Gabriel, en cuyo abrigo negro sobresalía en blanco la foto de AMLO.

OPOSITORES, PRESENTES

Los críticos también acudieron a las proximidades de la Casa Blanca durante el encuentro de ambos presidentes para rechazar el comunismo, doctrina cuestionada por el inquilino de la Casa Blanca y del que dicen que es seguidor el mexicano, como integrante del Foro de Sao Paulo.

“Ya están viendo todos los ciudadanos de clase media, empresarial, campesinos, adónde nos quiere llevar este Gobierno de la Cuarta Transformación”, advirtió Gilberto Zamudio, coordinador general en EE.UU. del movimiento Frente Nacional AntiAMLO (FRENA), creado hace cuatro meses.

Zamudio expresó su esperanza en que, durante la cita con Trump, el jefe de Estado mexicano recibiera un toque de atención, al considerar que está espantando la inversión extranjera de México.

Los detractores de AMLO, también carteles en mano, exhibían mensajes en inglés con preguntas como: “¿Estamos preparados para un vecino comunista?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *