Sexualidad

Jugar no sólo es cosa de niños.

#Sexualidad
Se pensaría que una sex-shop es de años para acá, los juguetes sexuales ya tienen su historia.

 

 

Rosario Aguilar / @rosariogaguilar
rosario.aguilar@inperfecto.com.mx

 

Las anécdotas en cuanto a juguetes sexuales son una larga lista de historias, los consoladores más antigüos eran hechos de piedra, madera o brea, estos eran los materiales de la época prehispánica, el hombre tan primitivo buscaban el como satisfacer esa necesidad de placer y los arqueólogos hablan de manera de hielo,
y la cueva de Hohle Fels, en Ulm, Alemania, según los objetos encontrados pudieron distinguir algunos juguetes prehispánicos para su satisfacción sexual.

Otra de las anécdotas está en el Antiguo Egipto, Cleopatra una reina que la historia la ve como una mujer seductora y muy interesante también tenía sus juguetes, entre sus caprichos favoritos estaba un forro de cuero fino lleno de abejas, que al zumbar le producía un gran placer, según comentarios de la época, Julio César le regaló un consolador de oro macizo.

En el año 350 a.c. el olivo tenía otras funciones además de las culinarias, este aceite que producían con el olivo fue de los primeros lubricantes que se tiene conocimiento, en esas alcobas era muy útil para cuidar de los roces y algunos problemas de penetración, así se sencillo resolvían el problema. Pasar por la historia de los juguetes sexuales y ver cómo resolvían vivir una sexualidad plena en épocas antiguas nos permite conocer que el placer sexual es de toda la vida y que recurrir a ellos no te hace depravado o raro si sabes usarlos, el autoerotismo te da no sólo la satisfacción también te permite conocerte y disfrutarte, y en pareja es una de las herramientas que no pueden faltar para no tener solo 5 minutos de placer, puedes hacer una noche divertida y completamente satisfactoria.

 

 

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *