Editorial

El cine y su encanto (parte 4)

#InPerfecciones
La gran depresión de 1929 y la II Guerra Mundial afectando el arte audiovisual.

 

 

Armando De La Torre García /@Armando_dltg_21
Spidermandelatorre1234@gmail.com

 

La depresión de 1929 que se prolongo hasta 1940 afecto a la producción industrial, la agricultura, la construcción y a la banca. Empezó en Nueva York, Estados Unidos y se expandió por todos los continentes afectando a una muy considerable cantidad de países. Pero esta depresión fu uno de los principales agentes para que la industria del cine se viera afectada, ya que los ingresos de taquilla disminuyeron un 27% y algunos distribuidores empezaron a crear promociones, regalar cosa, crear funciones múltiples empezaron a vender refrescos para poder sacar sus mismas ganancias y atraer a las personas.

El otro gran bache para el cine fue la Segunda Guerra Mundial la cual hizo que todas las distribuciones y proyecciones europeas fueran imposibles de ver.

En 1938 el gobierno de Roosevelt presento demandas contra los cinco grandes oligopolios del cine (Paramount Pictures Corporation, Loew’s y MetroGoldwyn-Mayer, 20th Century Fox, Warner BROS y la inexistente RKO), y esa demanda quería que cambiaran su distribución y proyección de películas, ya que estas grandes productoras eran dueñas de los cines.

Para 1948 El tribunal supremo de los Estados Unidos declaro que lo hecho por estos grandes estudios eran prácticas monopolísticas y debían deshacerse de sus cines en todo el mundo, dándole fin a la Edad de Oro de los estudios de Hollywood.

Estas difíciles acciones hicieron que  los estudios supieran valorar más la distribución nacional del cine, volviendo a ganarse un publico especifico, y sabiendo como actuar ante asuntos legales.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *