Internacional

Aumenta uso de energía renovable en Perú por cuarentena

#Internacional
El periodo de aislamiento obligatorio por COVID-19 en Perú ha generado una destacada reducción en el consumo de energía eléctrica en el ámbito nacional, así como un impulso a las fuentes renovables.

 

 

Notimex

 

El periodo de aislamiento obligatorio por COVID-19 en Perú ha generado una destacada reducción en el consumo de energía eléctrica en el ámbito nacional, así como un impulso a las fuentes renovables, reveló un estudio de la empresa ALWA.

De acuerdo con el Ministerio del Ambiente (Minam) de ese país, David Lescano, gerente general de ALWA indicó que del total de energía eléctrica consumida desde que empezó el periodo de cuarentena, 96 por ciento se generó a partir de fuentes renovables como hidroeléctrica, eólica y solar, esto de acuerdo con el Centro de Operación del Sistema Interconectado Nacional (COES).

Además en los primeros 10 días de este aislamiento se dejaron de emitir más de 95 mil toneladas de CO2 en Perú, los cuales se habrían producido por el consumo de generación de energía eléctrica principalmente en los sectores productivos, de comercio, entre otros.

Lo anterior equivale al consumo de más de nueve millones de galones de diésel, cantidad con la que un auto podría dar la vuelta al mundo ocho mil 166 veces, subrayó el Minam.

Más estimaciones de la empresa apuntan que desde que se decretó el estado de emergencia nacional el 16 de marzo, se ha registrado una reducción de aproximadamente 150 mil toneladas de CO2 en Lima Metropolitana y Callao; equivalente al peso de cinco mil 574 buses.

El transporte urbano de Lima Metropolitana y Callao constituye aproximadamente 42 por ciento del transporte nacional, por lo que los resultados obtenidos son significativos en la lucha frente al cambio climático, destacó la dependencia.

Por su parte la ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, manifestó que actualmente estamos frente a un contexto único que nos reta a pensar en medidas que favorezcan la acción climática e impulsen una economía resiliente y baja en carbono.

“Se trata, pues, de una oportunidad única para cambiar nuestra mirada de crecimiento y desarrollo, y transitar hacia prácticas comerciales y personales más amigables con el planeta”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *