Cultura

El consumismo en la literatura

#Cultura
“Hay que escoger los libros como se escogen los amigos”

 

 

Fernanda S. Weffru / @justmaryfer 
fernanda.s.weffru@inperfecto.com.mx

 

Por increíble que parezca, el consumismo también puede aplicarse a la literatura. En la actualidad, no son muchas las personas que consumen literatura y ni qué decir de la buena literatura. Estamos en la era de los best sellers. Desgraciadamente la gente ya no busca más allá y con una idea errónea van a las librerías a comprar lo “más vendido”.

¿Quién les asegura que lo que está en la lista del “Top 10” es bueno?

Estoy muy consciente de que la literatura no puede clasificarse como buena y mala porque, aparte de ser pretencioso clasificarla como tal, es algo muy subjetivo y la decisión dependerá del lector, pero en esta época donde se compra lo que está de moda o encabeza las listas de ventas es importante ser un poco más selectivo con lo que vamos a consumir

Creo que debemos dejar de lado pensamientos como “si le gusta a muchos es porque de seguro está bueno”, ¡cuidado!, no siempre es así. No busquemos qué leer en listas de “lo + vendido” o “best sellers”, estas suelen ser engañosas y por lo general están repletas de libros que al final pasan desapercibidos para la crítica literaria. Detente a pensar un poco, ¿no es triste que nuestra elección literaria sea influenciada por una lista? ¿Dónde queda la espontaneidad o la magia de encontrar la lectura perfecta?

Con esto no intento satanizar los best sellers, tampoco hay que ser inflexibles y tajantes al respecto, siempre se puede encontrar algo bueno por ahí. Cada uno debe descubrir su camino literario por sí mismo, construir sus propios juicios y opiniones… 

Sólo elige sabiamente. Escoge tus libros como escoges a tus amigos. Procuremos no sucumbir ante esta era del consumismo, no dejemos que éste influya en lo que queremos leer y sentir. 

¿Mis recomendaciones no best sellers para hoy?

  1. El monstruo pentápodo de Liliana Blum.

Sinopsis: Raymundo Betancourt es el ciudadano modelo: profesionista honesto y responsable, solidario y comprometido con el bienestar de su comunidad. Pero como la vida no sólo es trabajo, también se permite dos sencillos placeres cotidianos: los chicles de canela y las niñas que mantiene secuestradas en su sótano.”

 

 

  1. Una habitación propia de Virginia Woolf

Sinopsis: “Una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas; y esto, como veis, deja sin resolver el gran problema de la verdadera naturaleza de la novela”.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *