Editorial

¿FRACASO PRESIDENCIAL?

#InPerfecciones
¿Qué se puede esperar de un presidente que no enfrenta problemas?

 

 

Cruz Hernández Sánchez / @IamMillennial_
cruzhendez@gmail.com

A más de un año de la toma de protesta de López como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos se podría esperar que a esas alturas se vieran indicios de un cambio entre su administración y las anteriores, pero lamentablemente las cosas no han resultado del todo bien para el  tabasqueño, los problemas del pasado persisten, pero ahora para cada uno de ellos se tiene una justificación en la cual López sale totalmente libre de culpa, es curioso pensar que antes de la entrada de López al poder “Todo era responsabilidad del presidente” y ahora, hay una distribución de la culpa más equitativa entre todos los sectores de su administración, un milagro de la 4t. La figura presidencial era la de un servidor del pueblo, ahora logró  convertirse en un ente ajeno a los problemas del día a día al cual solo se deben hacer llegar las buenas noticias. Sus “otros datos” opacan la realidad, dando dimensiones equívocas de los verdaderos problemas, aparentemente NO hay escasez de medicamentos contra el Cáncer y VIH, NO hay problemas contra el narcotráfico, NO hay alerta de género por los feminicidios, las malas noticias saturan los oídos y ojos de los mexicanos, pero López logró una inmunidad ante las quejas. Los 18 años que duró su campaña no fueron suficientes para que conociera las necesidades de los mexicanos, aparentemente usó ese tiempo para crear una lista de “posibles culpables”: Calderón, el Neoliberalismo y el PRIAN (el sexenio de Peña Nieto no ocurrió) son comodines, simples chivos expiatorios que utiliza la administración de  López para salir impune ante sus malas decisiones y acciones.

 

La administración de López se ha dedicado a desenterrar el pasado y realizar una enferma comparativa para así demostrarnos que “antes también pasaba”, bueno, antes había medicamentos para solventar las necesidades de los mexicanos, antes se le hacía frente al narcotráfico, no se le permitía actuar con total impunidad, antes había crecimiento económico, antes había acciones, no mañaneras, esta simulación de presidencia no ha traído más que sorteos de feria que intentan dar solución a problemas generados por ellos mismos, no hay una agenda concreta para las acciones a tomar por esta administración en materia de economía y claramente no hay un plan para combatir la violencia, todo se genera sobre la marcha, si el plan funciona se exprime a más no poder para elevar el ego de Andrés y si no, se justifica en una mañanera utilizando los mismos argumentos gastados.

 

Tomando en consideración lo antes mencionado, me atreveré a responder la pregunta que dió título a esta editorial, ¿Se debe considerar la administración de López como un fracaso presidencial? la respuesta es simple NO, al menos no todavía, las decisiones y acciones de López son polémicas y poco productivas, el camino es recto y el destino es claro: El fracaso, de no cambiar el rumbo solo eso se puede esperar, le quedan 5 años para ratificar y hacer que el López del 2012, aquel que tenia las soluciones y no las excusas, tome las riendas.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *