Ciudad de México

Foto del recuerdo, tradición que perdura en la Basílica

#CDMX
“Lleve la foto del recuerdo en La Villita por 50 pesos, puede ser solo o con toda la familia”, ofrece Gustavo.

 

Notimex
Por Luis Carlos Rodríguez, Guadalupe Vallejo y Gabriela Ávila

“Lleve la foto del recuerdo en La Villita por 50 pesos, puede ser solo o con toda la familia”, ofrece Gustavo, fotógrafo de paisaje y miembro de una familia dedicada por más de 60 años a preservar el recuerdo de miles de peregrinos que este 12 de diciembre acuden a la Basílica de Guadalupe.

En un costado del recinto, frente a la calzada Misterios, cuatro módulos toman la tradicional fotografía sobre caballos de madera y fibra de vidrio, flores, sombreros de charro, sarapes y una imagen de la Guadalupana con Juan Diego.

“Hay de 100 y 50 pesos. Depende del tamaño, tenemos también caballos de diversos tamaños, grandes para los papás, medianos y pequeños. Pásele, acá esta la foto del recuerdo”, insiste el artista de la lente que cambió hace años las viejas Polaroid que daban imágenes en sepia por cámaras e impresoras digitales.

Faustino Díaz y su familia llegó desde Los Ángeles, California, y no quiere perderse la foto del recuerdo. “Tengo 60 años, desde que tenía 10 años mis papás me traían a la Villa y cada año nos tomábamos la foto en blanco y negro frente a Tepeyac. Hoy quiero que mis hijos y nietos tengan el mismo recuerdo”.

Cerca de ahí, en un pequeño puesto, María Méndez ofrece las infaltables y deliciosas “gorditas de La Villa o Gorditas del Atrio” como se conocen a las suaves galletas de harina de maíz, azúcar y vainilla que se elaboran al momento en un pequeño comal y anafre para luego ser envueltas en papel de china de colores.

“De a 20 el paquetito, llévelas, son las auténticas. Mi abuela las vendió aquí por 40 años y le pasó la receta y el puesto a mi mamá. Ahora yo las elaboro y las vendo. Entre ayer -11 de diciembre- y hoy son cerca de 100 kilos de masa”, dijo.

A unos pasos están los “pajaritos de la suerte”. Ahí una especie de merolico con unos canarios amaestrados en una pequeña jaula de madera multicolor ofrece leer el destino y la suerte a los peregrinos que se acercan por cantidades que empiezan en 10 pesos, pero si se descuidan pueden llegar hasta 200.

La romería de los recuerdos sigue incansable para buscar llegar a los 10 millones de peregrinos que entre el 11 y 12 de diciembre acuden al recinto ubicado en la alcaldía Gustavo A. Madero.

Lo mismo escapularios de 20 pesos que imágenes de la Guadalupana en 50 pesos, cadenitas en 20 y arreglos de flores naturales de entre 50 y 200 pesos.

Los tacos de canasta son los preferidos de miles que buscan atacar el hambre que arrecia con la desvelada. Juan, con su bicicleta y canasto, viaja desde Tlalpan en una vieja bicicleta con el clásico canasto con forro de plástico azul para ofrecerlos a cinco pesos, lo mismo de chicharrón, de frijoles o de papa.

Es la romería anual de la fe en la Basílica de Guadalupe, el segundo recinto religioso más visitado del mundo después del de San Pedro, en Roma.

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *