Cultura

MERCADO DE TLATELOLCO

#Cultura
HOY 5 DE NOVIEMBRE DE 2019, VAMOS HABLAR DE LA CIUDAD DE TLATELOCO HERMANA GEMELA DE LA CIUDAD DE TENOCHTITLANPRINCIPALMENTE DE SU MERCADO

 

 

Raúl “TLAHUILCUAUHTLI” González
raul.glz@inperfecto.com.mx

 

 

MAH CUALLI TONALLI  (BUENOS DÍAS)

HOY 5 DE NOVIEMBRE DE 2019, VAMOS HABLAR DE LA CIUDAD DE TLATELOCO HERMANA GEMELA DE LA CIUDAD DE TENOCHTITLANPRINCIPALMENTE DE SU MERCADO

 

BREVE HISTORIA DE TLATELOLCO

Eduardo Matos Moctezuma

 

Aunque en permanente conflicto con la ciudad de Tenochtitlan, Tlatelolco se convirtió en el último reducto de la heroica resistencia mexica frente a los españoles. Por su parte, el gran mercado de Tlatelolco –que provocó asombro entre los españoles y codicia entre los tenochcas– destacó por la organización de los diversos sectores en los que se comerciaban numerosos productos, entre ellos cerámica, mantas, cestería, comida y animales.

Diversas crónicas del siglo XVI se ocupan de los mexica-tlatelolcas, si bien hay que tener en cuenta que al formar parte originalmente del grupo azteca-mexica, la gran mayoría de los datos reportados por las crónicas comienzan a partir del momento en que ocurre la separación entre unos y otros una vez asentados en Tenochtitlan. Sin embargo, tenemos algunas noticias de los tlatelolcas antes de su llegada a la Cuenca de México. Fray Juan de Torquemada proporciona información, en el libro segundo de su Monarquía indiana, sobre los primeros pasos de los futuros tlatelolcas en relación con un suceso ocurrido una vez que parten de Aztlan. Refiere el fraile cómo Huitziton ofrece dos bultos: en uno de ellos se encuentra una fina piedra verde y en el otro, dos palos para encender el fuego. El primero se le otorga a los que más tarde conoceremos como tlatelolcas, mientras que el otro se entrega a los mexicas.

Desde entonces empieza a haber cierta disputa entre los dos grupos que años después, ya asentados en Tenochtitlan, desencadenará la separación. La disputa se prolongó durante la convivencia de las dos ciudades, Tenochtitlan y Tlatelolco, y se manifestó de distintas maneras: que si Tlatelolco se fundó antes que Tenochtitlan; que si Tenochtitlan tuvo rey antes que Tlatelolco o fue al revés; que si unos eran cobardes y los otros más aguerridos, etc. Tlatelolco destacó como ciudad comercial (quizá por eso se le entregó la piedra verde, el chalchihuite, que venía de lejanas regiones y servía, entre otras cosas, como moneda), y Tenochtitlan se erigió como cabeza de la Triple Alianza, una vez liberada de Azcapotzalco, es decir, tuvo el poder político y militar. Lo cierto es que la rivalidad entre ambas ciudades los llevó a la guerra, que culminó en el momento en que Axayácatl conquistó Tlatelolco y ésta quedó sometida a los designios de Tenochtitlan.

 

LA FUNDACIÓN DE TLATELOLCO

Varias son las fuentes históricas que relatan que hacia 1337 un grupo inconforme decide trasladarse a un islote al norte de la recién fundada Tenochtitlan. El lugar escogido se conoce como Xaltelolco, “lugar del montículo redondo de arena”, donde fundarán la ciudad de Tlatelolco, “montículo redondo”. En el glifo que conocemos de la ciudad se ve un montón de arena sobre el que yacen un águila, un escudo, una lanza y una macana, o en ocasiones se muestra a un gobernante sentado sobre el montículo. Ambos casos se ven en las Ordenanzas del señor Cuauhtémoc, mientras que en el Códice de Tlatelolco se ve sólo al gobernante sentado encima del cerrillo de arena. Una forma simplificada muestra solamente el montículo, como se aprecia en varios códices.

 

En las Ordenanzas del señor Cuauhtémoc se describe el difícil inicio de Tlatelolco:

 

 …vinieron a buscar su ciudad de Tlatelolco. Por primera vez obtuvieron tierras vuestros abuelos, allá donde fueron a mirar el lugar de descanso del águila que era su guía, entre las cañas y los tules, adonde habían ido ya, donde les había parecido bien. Allá fueron para descubrir en medio de las aguas lo que habrían de comer; por primera vez empezaron a pescar con redes, y atraparon diversas clases de animalillos, como pescados, moscos de agua, rana y aves, y éste fue el descubrimiento de los que al principio obtuvieron tierras, de los laguneros cazadores. Allá comenzaron a levantar sus jacales, a construir su ciudad, a tomar posición de su ciudad; y nadie se apropiará de ella, porque será la propiedad y la herencia de sus hijos en el futuro.

Matos Moctezuma, Eduardo, “Breve historia de Tlatelolco”, Arqueología Mexicana, núm. 89, pp. 28-33.

 

Mercado de Tlatelolco: Historia y Actividades Económicas

Por Iraima Arrechedora

 

El mercado de Tlatelolco fue un mercado donde concurría el pueblo azteca. Llegó a ser el comercio más grande, logrando el intercambio entre miles de comerciantes, quienes se reunían todos los días para intercambiar productos de manera directa. La ubicación de este mercado se encontraba muy cerca del templo de mayor importancia para la época.

Este templo se llamaba Templo Mayor de Tenochtitlán. Gracias al mercado de Tlatelolco la ciudad llegó a constituirse como una de las más importantes y visitadas de la región. Las transacciones en el mercado podían hacerse a través del trueque o podía pagarse con polvos de oro, cacao y cobre.

 

ANTECEDENTES E HISTORIA

Tenochtitlán es conocida también como la ciudad gemela de la ciudad de México. Se ubica sobre el lago de Texcoco, específicamente sobre la isla más grande. Tlatelolco acompaña a Tenochtitlán sobre esa misma isla.

En Tenochtitlán se ubicó uno de los templos más importantes para los mexicas. Por esta razón, y tratando de desaparecer cualquier vestigio de la cultura mexica, los conquistadores construyeron una iglesia precisamente sobre los restos del templo.

Una evidencia de las intenciones de los conquistadores de acabar con la cultura mexica fue que la iglesia fue construida precisamente con las piedras y los restos del templo que demolieron. Con esto no solo buscaban acabar con el templo físico, sino también con la cultura, creencia, costumbres y ritos mexicas.

Por otra parte, la vecina ciudad de Tlatelolco despertó la admiración de los conquistadores invasores. Tlatelolco era una ciudad comercial, allí llegaban varios tipos de mercancías, tanto comestibles como de otra categoría. Pero además, el sitio servía de encuentro, intercambio y venta de noticias, y hasta de espacio para alianzas políticas.

Al conocer esta ciudad los invasores quedaron asombrados. Pero este asombro y admiración no salvó a la ciudad de Tlatelolco del saqueo y robo por parte de los invasores.

 

CARACTERÍSTICAS

Este mercado se caracterizaba por servir de encuentro a una gran cantidad de mercadería, pero también servía para el encuentro de personas de diferentes clases sociales con similares necesidades.

En muchos casos la mercancía se adquiría a través del trueque directo. En el caso de productos de mayor valor, se utilizaba el pago con polvo de oro, cobre o cacao; estos servían como moneda local.

 

MERCADO JUSTO

A fin de garantizar el intercambio justo, durante la época prehispánica este mercado llegó a funcionar bajo la supervisión estricta de un grupo de jueces.

Estos se mantenían permanentemente en el sitio velando porque los productos —sobre todo los alimenticios— tuvieran la higiene necesaria. Además, este grupo de jueces velaba porque el intercambio fuera justo para las partes.

 

ACTIVIDADES ECONÓMICAS EN EL MERCADO

A este mercado acudían personas de todas las clases sociales. Al igual que un centro comercial actual, al mercado de Tlatelolco podían acudir personas para adquirir nuevos productos o tan solo para comer. Incluso era un excelente lugar para “dejarse ver” y buscar pareja.

 

ORGANIZADO POR ÁREAS

El mercado estaba dispuesto según el tipo de producto a ofrecer. Por una parte se encontraba el espacio para la venta de productos alimenticios frescos, mientras que por otra se disponía el espacio para la venta de carne, pescados y mariscos.

De manera apartada se encontraban los puestos para la venta de comida preparada, la cual podía consumirse en el mismo mercado o posteriormente.

En una zona aparte se vendían los productos no alimenticios como las flores, telas, hilos, plumas finas y otros productos, además de los productos de lujo.

Un área aparte del mercado estaba destinada de manera exclusiva para la venta de personas esclavizadas; estas se adquirían como un producto de lujo. Podían ser utilizadas para la realización de trabajos forzados, servidumbre o sacrificios humanos.

También había un área para la prestación de diferentes servicios, entre los cuales se encontraba la barbería.

 

ESTRICTO ORDEN

Todas las áreas funcionaban con estricto orden, lo cual garantizaba que diariamente se pudiera celebrar un intercambio satisfactorio para todas las partes.

En este mercado confluían mucha diversidad de productos, vendedores y compradores. Estas características lo hicieron convertirse en el más importante centro de intercambio de toda Mesoamérica.

 

MERCADO FLOTANTE

Por encontrarse este mercado sobre una isla, la mercadería tenía que llegar a través de canoas. El traslado de los productos era todo un espectáculo, ya que de manera constante se veían pasar cientos de canoas llenas de flores, frutas, joyas y demás mercadería.

Este espectáculo, aún vigente para el momento de la invasión europea, deslumbró a los conquistadores.

 

PRODUCTOS COMERCIALIZADOS

 

Entre los productos que se intercambiaban en este mercado destacan los siguientes:

 

– Pieles de animales.

– Carnes, pescado y mariscos.

– Miel y demás dulces.

– Animales vivos (iguana, conejo, culebras, monos, rana, jabalí, topo, hormigas, gusanos, etc.)

– Joyería fina de oro, plata, nácar y jade.

– Mantas, telas e hilo.

– Tortillas de maíz.

– Verduras

– Medicinas a base de hierbas.

– Información.

– Personas esclavizadas.

– Vasijas para fines religiosos o utilitarios.

 

IMPORTANCIA NO SOLO COMERCIAL

Este mercado también tiene una importancia histórica por la batalla que ahí ocurrió, protagonizada por los mexicas ante el invasor Cortés. Esta fue una batalla decisiva y se celebró el 13 de agosto de 1521; el derrotado de este enfrentamiento fue Cuauhtémoc.

Con la caída del mercado en manos invasoras europeas, las costumbres de estos fueron traspasadas al mismo. Donde anteriormente había justicia y armonía, hubo entonces saqueo y robo. Los conquistadores invasores arrasaron con la joyería fina, principalmente el oro.

 

VIAJE AL PASADO

México es uno de los países de la región que más ha desarrollado políticas para preservar y difundir su cultura originaria. El mercado prehispánico de TLATELOLCO no escapa de esta política.

Por ello, en el Museo Nacional de Antropología de México los visitantes pueden visualizar una maqueta de este mercado e imaginarse cómo se realizaba ese intercambio comercial.

La maqueta fue realizada por CARMEN ANTÚNEZ, con la finalidad de que la misma sirva como instrumento didáctico. En esta maqueta la artista representó la ubicación exacta que tenía cada producto para su comercialización.

FUENTE: lifeder.com

LOS INVITO A QUE VAYAN AL MUSEO DE ANTROPOLOGÍA SALA MEXICA, Y BUSQUEN LA MAQUETA DEL MERCADO DE TLATELOLCO, SIENTENSE Y CON TODA LA CALMA DEL MUNDO VEAN CADA DETALLE DE ÉSTA.

MI GRAN RECONOCIMIENTO A CARMEN ANTÚNEZ. 

 

#InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *