Internacional

Inhibidor prolonga supervivencia en cáncer avanzado en cabeza y cuello

#Internacional
El inhibidor de punto de control pembrolizumab aumenta el tiempo de supervivencia en pacientes con cáncer avanzado en cabeza y cuello

 

 

Notimex

 

El inhibidor de punto de control pembrolizumab aumenta el tiempo de supervivencia en pacientes con cáncer avanzado en cabeza y cuello, de acuerdo con un estudio dirigido por el Centro de Cáncer de la Universidad de Yale (YCC) publicado en la revista The Lancet.

Barbara Burtness, investigadora principal del estudio, estimó que ese inhibidor de punto de control, ya sea con o sin quimioterapia, debería ser el primer medicamento que se utilice contra ese tipo de cáncer; “es un avance muy positivo en el tratamiento para nuestros pacientes”, dijo.

La también codirectora de Terapéutica del Desarrollo en la YCC indicó que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó este año el uso de pembrolizumab como terapia de primera línea en el carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello recurrente o metastásico no tratado, lo que incluye cánceres de la cavidad oral, orofaringe, hipofaringe y laringe.

Aunque el beneficio promedio de supervivencia se calculó en un tiempo de meses, algunos pacientes tratados con el medicamento vivieron mucho más tiempo y tuvieron un rendimiento significativamente mejor que quienes no fueron tratados con el inhibidor del punto de control, mencionó Burtness.

En el estudio en el que se evaluó a 882 participantes internados en 200 centros médicos en 37 países se demostró que el uso solo de pembrolizumab mejoró la supervivencia promedio a casi 15 meses, en comparación con los casi 11 que mostró la terapia estándar con cetuximab y quimioterapia.

Asimismo, la administración de la sustancia en combinación con la quimioterapia mejoró la supervivencia promedio a 13 meses.

Los científicos descubrieron que a los tres años 33 por ciento de los pacientes tratados mediante monoterapia con pembrolizumab permanecieron vivos, así como aproximadamente 26 por ciento de los participantes en los grupos de pembrolizumab y quimioterapia, en comparación con solo ocho por ciento de los del grupo que recibieron el tratamiento estándar.

“La diferencia con la inmunoterapia es la durabilidad del efecto que tiene sobre la supervivencia“, subrayó Burtness. “Esos agentes parecen cambiar el microambiente del tumor, alterando la historia natural del cáncer”.

Quienes fueron tratados únicamente con pembrolizumab experimentaron menos efectos secundarios y los participantes en los otros dos grupos experimentaron aproximadamente el mismo nivel de efectos adversos.

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *