Nacional

Insta senadora a prohibir insecticidas que dañan insectos polinizadores

#Nacional
México debe prohibir el uso de insecticidas altamente tóxicos que aún se utilizan en la agricultura como los neonicotinoides, con la finalidad de evitar graves daños a la salud y la muerte de insectos polinizadores

 

Notimex
Por Diana Domínguez Galván

 

 

México debe prohibir el uso de insecticidas altamente tóxicos que aún se utilizan en la agricultura como los neonicotinoides, con la finalidad de evitar graves daños a la salud y la muerte de insectos polinizadores, afirmó la senadora de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo García.

La integrante de la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, señaló que en el país aún se permite el uso de alrededor de 88 componentes de sustancias dañinas presentes en unos tres mil productos diferentes, que deberían retirarse del mercado.

En entrevista con Notimex, explicó que pese a que esos insecticidas están señalados en el Convenio de Estocolmo, el cual busca proteger la salud humana y el medio ambiente de los Contaminantes Orgánicos Persistentes y México firmó en 2001, se siguen utilizando.

Esto aunado a las prohibiciones que se han implementado para la comercialización de ciertos productos, los neonicotinoides se mantienen aunque está comprobado que provocan daños a la salud, dijo.

Además, en días pasados se hizo una declaratoria para dejar de comercializar 19 insecticidas de las compañías internacionales Bayer y Monsanto, sin embargo, no se incluyeron los neonicotinoides que están relacionados con enfermedades como leucemia, Alzheimer y cáncer.

Delgadillo García insistió que este tipo de insecticidas utilizados en el sector agrícola son veneno para las abejas que hoy “son consideradas termómetro de la naturaleza”.

“Si las abejas están muriendo quiere decir que algo estamos haciendo mal como humanidad. No olvidemos que sin abejas no hay flores, no hay frutos, no hay plantas. No hay vida en el planeta”, subrayó Delgadillo García.

Desde abril de 2018 los países que integran la Unión Europea (UE) decidieron prohibir el uso al aire libre de insecticidas neonicotinoides por representar un riesgo para las abejas silvestres y melíferas.

“Los plaguicidas tóxicos son responsables de contaminar nuestro aire, suelo y agua; están en las manzanas, las papas y en muchas cosechas que llegan a nuestra mesa, pero también son responsables de enfermedades letales como cáncer, leucemia, Parkinson y Alzheimer. Lo peor de todo es que cobran la vida de las personas que viven en el campo: indígenas, mujeres embarazadas y niños”, manifestó.

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *