Especiales #InPerfecto

Francisco Toledo, el hombre, el artista, el activista… su legado

#EspecialesInPerfecto
Uno de los más grandes pintores del país falleció la semana pasada y en estos especiales de InPerfecto hablaremos un poco de su legado artístico y cultural.

 

 

Marto GoAg / @MartoGoAg
martogoageek@inperfecto.com.mx

 

 

El 5 de Septiembre del 2019, el artista plástico y activista social, Francisco Toledo falleció a los 79 años de edad, sin embargo este ha sido un gran personaje el cual ha dejado un gran legado a lo largo de su vida, y por eso mismo hablaremos de la vida de este mítico personaje.

Francisco Benjamín López Toledo nació el 17 de junio de 1940, en Juchitán, Oaxaca, es el cuarto hijo de siete, hijo de Francisco López Orozco y de Florencia Toledo Nolasco, su padre era comerciante y su madre provenía de una familia de matanceros.

Desde muy corta edad Francisco Toledo, estudió grabado con Arturo García Bustos y con Rina Lazo, y con tan solo 17 años viajó a la Ciudad de México para continuar con sus estudios, pero las inscripciones en las escuelas de San Carlos y la Esmeralda estaban cerradas, por eso mismo ingreso a la Escuela de Diseños y Artesanías.

En esta escuela los pintores Castelar, Dosamantes y Silva Santamaría serían sus maestros, y fue en 1959 el galerista Antonio de Souza lo renombró como Francisco Toledo y exhibió sus obras en la Galería Antonio Souza y en Fort Worth Center en Texas.

Viajo a París en 1960 donde conoció a Octavio Paz y al pintor oaxaqueño Rufino Tamayo quien lo ayudó a conseguir una beca en la Casa de México de la Cité Internationale Universitaire de París, allí estudió con el pintor británico Stanley Hayter, donde aprendió técnicas de grabado.

Toledo permaneció en esa escuela cinco años y regreso a México con una gran técnica, y con la influencia de artistas de escuelas europeas, como Durero, Paul Klee y Chagall.

Francisco permaneció ajeno a las temáticas nacionalistas que representaba la Escuela Mexicana, aunque se le asoció a la Generación de la Ruptura surgida en los años  50, aunque mantuvo su autonomía.

A pesar de todo, Toledo tuvo una vida política bastante activa, ya que participó en la Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI) en 1947.

Toledo creo Ediciones Toledo en donde publico su primer libro en 1983, y en 1988 creó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), en 1997 fundó el Taller Arte Papel Oaxaca en la antigua planta hidroeléctrica “La Soledad”, en San Agustín Etla.

Creó en 2006 el Centro de las Artes San Agustín (CaSa) en San Agustín Etla, el cual se convirtió en el primer centro de arte ecológico de Latinoamérica.

 

#InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *