Cultura

Doble vida (Doubles vies)

#Cultura
Oliver Assayas presenta su último film llamado “Doble vida” donde muestra, de forma naturalista, los vericuetos de la vida de pareja, tanto sus lados positivos como negativos

 

Edgar Vargas / @_EdgarVargas_
edgar.vargas@gmail.com

 

Oliver Assayas presenta su último film llamado “Doble vida” donde muestra, de forma naturalista, los vericuetos de la vida de pareja, tanto sus lados positivos como negativos, mostrando que los seres humanos somos complejos y una posible fidelidad no es la principal consigna. 

Alain (Guillaum Canet) es un editor de libros físicos, quien vive en pareja con Selena (Juliette Binoche), y vive el duro proceso editorial del momento: cambiar de un formato físico a uno digital y entender a los futuros lectores. Alain tiene un buen amigo llamado Leonard (Vincent Macaigne), con quien ha vivido gran parte de su vida, y a la vez, ha editado. Leonard ha escrito diversos libros de autoficción, donde narra sucesos de su vida cambiándole los nombres a sus parejas, motivo que pudiera ser molesto para algunas de ellas. 

 

Alain piensa que el mundo editorial debe avanzar y decide no publicar más a Leonard; piensa que se está quedando atrás en las nuevas corrientes literarias. Esto desconcierta a Leonard y comienza a reflexionar sobre su vida. La esposa de Leonard, Valerie (Nora Hamzawi) representa simbólicamente a la pareja que deja fluir la relación, sin ningún tipo de drama ni reclamo, esto nos permite ubicar y comparar a nuestras parejas y, de cierta manera, observar si nos conviene o no adoptar este tipo de actitudes.

 

Además de tocar temas de índole sentimental, el film nos cuenta el momento por el que está pasando el mundo editorial, pues se encuentra en un cambio decisivo y la película toca todas esas aristas. Los jóvenes están leyendo en tabletas, en el celular, en los blogs, ya no les es suficiente el libro de papel, y aquí deja otros aspectos para reflexionar, como las nuevas tendencias de lo que se lee y en qué se lee. 

A Leonard le es difícil adaptarse al cambio, pero gracias a las tertulias parisinas que tiene con sus amigos, va descubriendo el mundo digital y trata de entenderlo. Los diversos personajes se muestran en una tendencia naturalista (como toda la película), y viven su vida con los problemas propios del ser humano. Lo interesante de todo esto, es que, de manera catártica, nos hace vivir aquellos otros caminos que tal vez nos habíamos preguntado pero que no nos atrevíamos a preguntar. 

 

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *