Politica

Batres considera propicio retomar pendientes de “Ley Cocopa”

#Política
Martí Batres Guadarrama, afirmó que se está en tiempo de retomar la discusión de los pendientes legislativos sobre el reconocimiento pleno de los derechos de los pueblos originarios en lo que se conoce como “Ley Cocopa”.

 

 

Notimex

El presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Martí Batres Guadarrama, afirmó que se está en tiempo de retomar la discusión de los pendientes legislativos sobre el reconocimiento pleno de los derechos de los pueblos originarios en lo que se conoce como “Ley Cocopa”.

Al dirigir su mensaje en el marco de la firma de un convenio entre el Senado de la República y la Asociación Menchú Tum para fortalecer derechos de pueblos originarios y proteger sus productos y cultura, consideró necesaria una nueva discusión.

“Esta etapa que vivimos en el país, de reconocimiento de los cambios que son necesarios, puede propiciar una nueva discusión sobre los derechos de los pueblos y comunidades indígenas… Estamos en un tiempo en que podemos retomar esa discusión”.

Ante la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú Tum, quien también ofreció una conferencia en el Senado, Batres Guadarrama recordó que cuando se aprobó la reforma en materia indígena en el año 2001 hubo una gran insatisfacción de una parte del Congreso de la Unión, que señaló que no se expresaba lo que se requería, que no se dio profundidad al tema.

Debido a ello, más de un centenar de legisladoras y legisladores, “insistimos en la discusión y en presentar nuevamente a debate la llamada Ley Cocopa, y nos acompañó Rigoberta Menchú, en aquel nuevo intento por abordar esta discusión”.

Destacó que la Asociación Menchú Tum y el Senado comparten en muchos puntos una preocupación, pues los frutos y productos culturales de los pueblos indígenas corren el riesgo de ser confiscados día a día por poderosos agentes del mercado que son, la mayor de las veces, completamente ajenos a las comunidades.

En este punto, el senador de Morena aclaró que no se oponen a que se difundan las creaciones culturales, pero consideró necesario dar el reconocimiento intelectual y material que merecen.

“Nos parece una terrible injusticia y una suerte de sutil despojo que esto ocurra sin el reconocimiento intelectual y material que se debe dar a los pueblos y comunidades indígenas”, expresó.

El convenio, explicó, será la base para establecer acuerdos específicos que fomenten estudios sobre la memoria de los pueblos, que ayuden en la defensa y promoción de sus derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

En su oportunidad, Rigoberta Menchú reconoció que desde los Acuerdos de San Andrés conversó con Batres “sobre la necesidad de impulsar iniciativas que fueran un paradigma en esta materia”.

En su conferencia, aseguró que “existe una base importante” para plantear la pertinencia de reconocer y proteger su propia creación. “No es sólo una energía de improvisación lo que empuja a los pueblos indígenas a preservar y escribir su cosmovisión y su arte contemporáneo, sino que es una ciencia y son saberes”.

“La ciencia para la vida, la educación, la escritura que tienen las comunidades indígenas, es visible, y por eso es un derecho para la dignificación de nuestros propios pueblos”, enfatizó la Premio Nobel.

Por ello, aseveró que el convenio es un comienzo para definir las artes de estos grupos sociales, así como delimitar la visión que se tiene acerca de las artesanías y el arte popular.

En tanto, la presidenta de la Comisión de Cultura del Senado, Susana Harp, destacó que se trata de un convenio muy importante, pues por primera vez se abre un espacio de colaboración en el Senado con las comunidades indígenas y afromexicanas.

La senadora resaltó que el país vive una condición “muy especial”, pues hay una sensibilidad muy diferente y especial hacia los pueblos indígenas y es preciso aprovechar ese momento.

La Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa) fue una instancia creada el 9 de marzo de 1995 para facilitar el diálogo entre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el gobierno federal.

Esa instancia llevaría a cabo una reforma constitucional a favor de los derechos y cultura indígenas, la denominada “Ley Cocopa”, que debía cumplir lo pactado en los Acuerdos de San Andrés, en Chiapas; sin embargo, los zapatistas acusaron de ser ignorados.

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *