Cultura

Aladdín o la mejora del live action

#Cultura
Disney nos trae su última película en live action, donde al parecer, la fórmula ha mostrado mejoras en la manera de realizar películas que verdaderamente posean la magia de la marca.

 

 

Edgar Vargas / @_EdgarVargas_
edgar.vargas@inperfecto.com.mx

 

 

Disney nos trae su última película en live action, donde al parecer, la fórmula ha mostrado mejoras en la manera de realizar películas que verdaderamente posean la magia de la marca.

 

Los live action de Disney han tenido más errores que aciertos. Es muy complicado pasar una película de dibujos animados a otra en live action sin perder sus características propias. Las que están realizadas enteramente en dibujo poseen una magia particular. Es un mundo donde todo es posible, por lo que las cabezas que explotan y los seres que vuelan son una parte fundamental y nunca pensamos que se encuentran fuera de contexto, puesto que la magia ocurre al adentrarnos en ese mundo animado; sin embargo, en el live action nuestro cerebro piensa diferente; ya no es totalmente el mundo donde todo puede ocurrir, y las cabezas voladoras de un genio azul ya no parecen totalmente justificadas. Ese es el reto principal de películas como esta.

La casa productora de la magia nos ha ofrecido diversos live action totalmente desastrosos. Es el caso de Maléfica y Dumbo, donde la historia dio un giro de tuerca, pero los personajes principales no le son fiel a los que conocimos en 2D. Esto ha provocado una gran desesperanza entre los seguidores, pues esperaban que las historias siguieran ciertos lineamientos, y no un total cambio que ni siquiera figura del lado del entretenimiento.

Aladdín viene a palear esos malos live action, y nos ofrece, ante todo, una historia entretenida y familiar, digna para que los niños se entretengan y mueran de risa. Eso fue lo que logró Guy Ritchie, director del filme, al intentar que fuese una película familiar, y que todos los integrantes la pasaran bien.

 

El protagonista, Mena Massoud, quien ha participado en algunas películas y diversas series policiacas, como Nikita y Jack Ryan, desde donde los directores del casting lo encontraron y lo invitaron a participar en las pruebas para Aladdín. Su origen egipcio con la combinación canadiense, lo hacen ideal para un papel de esta magnitud. Naomi Scott, en su personaje de Jazmín, hace a una princesa perfecto de medio oriente. En ella se vuelve a conjuntar la participación femenina y el empoderamiento, en canciones como Spechless.

 

Prácticamente todos los personajes son muy buenos, destacando el de Will Smith en su papel de genio de la lámpara, donde no solamente copia algunas características, sino que hace suyo el papel, agregándole sus propias características. La película se acerca a la vida urbana de los niños y jóvenes, donde se ven reflejados en bailes y ciertos movimientos de parkour.

 

El único personaje, quizás, que se ve diferente a lo que esperábamos es Jafar, el personaje malvado que hará todo lo posible por hundir a Aladdín y quitarle el trono de sultán al padre de Jazmín.

Mena Massoud as the street rat with a heart of gold, Aladdin, and Will Smith as the larger-than-life Genie in Disney’s ALADDIN, directed by Guy Ritchie.

Los vestuarios y las locaciones son un logro para ver el entorno en que se desarrolla la película. Los efectos especiales son acertados, aunque es difícil combinar aspectos fantásticos con la realidad.

 

La película resulta divertida y entretenida, por lo que la colocan como uno de los mejores live action, después del aburrido Dumbo, donde no solamente cambiaron la historia, sino que el pequeño elefantito pasó a ser un personaje secundario. Aladdín llena ese hueco que las demás películas no lograron llenar.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *