Cultura

Chucho Valdés se acerca más a sus raíces afrocubanas

#Cultura
Chucho Valdés se acerca más a sus raíces afrocubanas. El jazzista presentará en un concierto en Bellas Artes su nuevo disco Jazz Batá 2.

 

Notimex
Por Juan Carlos Castellanos C.

Orgulloso de lo logrado hasta ahora en el mundo de la música, en particular con el grupo Irakere, el pianista cubano Chucho Valdés se mostró feliz de su nuevo disco, Jazz Batá 2, que este sábado presentará con un concierto en el Palacio de Bellas Artes, en esta ciudad.

En entrevista telefónica con Notimex desde Miami, el jazzista explicó que este nuevo disco le llevó varios años de exploración e investigación, de observación y práctica, y tiene la particularidad de no utilizar la batería, para en cambio gozar una rica gama de colores y sonidos afrocubanos, a través de congas, güiros y tambores batá.

“Logramos un sabor mucho más afrocubano, que en mi concepto es original y atrevido en lo que respecta a sus colores y ritmos. En el disco anterior, ya sin batería, mucha gente se extrañó por no ver ni escucharla, pero muy pronto se dio cuenta que en este tipo de trabajo no hace falta”, explicó.

Se dijo convencido de que él y su grupo se han superado, y ahora en este disco ha alcanzado “el sonido que yo andaba buscando, con una sonoridad y ritmos con más evidencias de nuestras dos raíces, la africana y cubana”.

Hizo hincapié en que al omitir la batería se cambió totalmente la sonoridad de la base rítmica, para avanzar a “una polirritmia espectacular que tiene un plus: no se requiere ser experto en música o músico para ver la diferencia, entenderla y gozarla”.

Cualquier público lo puede notar, porque es un tema auditivo, no académico.

“No hay que tener conocimientos musicales para sentir la diferencia de los colores de los ritmos. Especialista o no, el público lo aprecia porque es una obra de arte que se transmite a través de las ondas sonoras”, aseguró.

A ello acreditó el éxito de Jazz Batá 2, así como a la interpretación del grupo, compuesto por músicos que individualmente son muy virtuosos y colectivamente se comunican perfectamente, y anotó que sobre el escenario habrá cuatro, quienes más bien hacen una hermandad artística.

Se trata de Yaroldy Abreú (congas e instrumentos de percusión afrocubanos, como bembé, bongó y güiro), Dreiser Durruthy (músico, cantante y bailarín) y Ramoncito (bajo), así como Chucho Valdés (piano, instrumento que toca desde los tres años de edad”.

El músico expresó su gusto de presentarse en el Palacio de Bellas Artes, “estamos súper contentos, porque hace ya un tiempo que no tocamos en México, y hacerlo en el máximo recinto del arte y la cultura, con nuestro nuevo disco, Jazz Batá 2, será un honor y un orgullo”.

Recordó que “recientemente tocamos en el Teatro de la Filarmónica de París y en el Teatro de la Gran Ópera de Omán, espacios reservados para la música sinfónica, lo mismo que ante públicos de otro tipo que también nos ha entendido y le ha gustado esta nueva propuesta”.

Al respecto, celebró que en la Ciudad de México exista una oferta artística y cultural amplia y variada, lo mismo que “público para todas las especialidades artísticas. Lo mismo para las artes escénicas que visuales, para la literatura y el cine.

“En materia de música, cotidianamente hay funciones de jazz y toda la

enorme variedad de géneros, electrónica, salsa, rock, electrónica, y cada quien sabe lo que quiere”.

Chucho Valdés aseguró que en el mundo se vive un momento muy bueno musicalmente hablando, con nuevos intérpretes desde Europa hasta América Latina.

Caso especial merece Cuba, anotó, donde hay una nueva generación de jóvenes talentos, en todos los instrumentos, los cuales realizan una labor excepcional, con una formación musical fantástica.

En ese marco, hizo una reflexión y sostuvo: “Uno de los orgullos más grandes que tengo es que el mundo sostiene que Irakere, el grupo de jazz cubano al que estoy ligado, y yo, cambiamos el curso de la historia musical”.

Tras su aparición en 1967, Irakere, que en lengua yoruba significa Vegetación, logró la más alta fama, popularidad y reconocimiento dentro y fuera de la isla, refirió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *