Editorial

Perhaps, Perhaps, Perhaps…

#InPerfecciones
Diría la canción, quizá, quizá, quizá.

 

Miguel Angel Millán Cancino / @MiAngel_Millan
miangel.millan@inperfecto.com.mx

 

 

Diría el compositor cubano Osvaldo Farrés en uno de los boleros más famosos del continente americano: Quizás, Quizás, Quizás.

Sin embargo, a pesar de todo, parece ser que el inglés marcó un grandioso auge a la canción, logrando hacer de la canción natural en español de Farrés a un sonido internacional llamada Perhaps, Perhaps, Perhaps, sumándose al llamado de la globalización en donde la industria de la música se tiene que mezclar con los elementos y mercados gringos para tener auges y éxitos que sin duda, sean bien remunerados o simplemente conocidos por la sociedad.

 

Obviamente la canción en inglés sonaba bien, tenía los mejores arreglos, ha tenido covers por todos lados, y siendo sinceros, sigue siendo cantada por propios y ajenos al país vecino del norte y muchos mexicanos y cubanos la cantan ya no en español, sino en inglés, ya no recordando al compositor cubano original, mejor al que hizo la traducción en inglés, llamado Joe Davis.

Al momento de ponerme a pensar seriamente en cuantas canciones traducidas del inglés al español han tenido un éxito tremendo y que además suenen bien, en donde la traducción no fuera una auténtica porquería, me pongo a pensar en la película “Roma” y su participación en una de las entregas de premios al cine más importantes de la historia y de la sociedad.

 

Quizá, el malinchismo sea tan grande que no tengamos la capacidad real para poder reconocer los grandes trabajos del mexicano, del latino, del hablante hispano hasta que alguien en Estados Unidos y en otro país se siente orgulloso de nosotros, porque mientras nadie allá lo reconoce, parece que las cosas pasan de largo, que no tiene mérito y que sobre todo, tienen un conflicto porque no está bien hecho.

Quizá, a mi parecer muy particular, hay muchos otros elementos del cine, de la sociedad, de la ciencia, de la tecnología que merecen más reconocimiento que una película que tiene una ambientación perfecta, pero que a la vez no marca más que una fotografía de una vida muy peculiar, normal y a veces, muy similar a la de otros y en otras, bien distinta por el reflejo de los niveles ideológicos y económicos que tenía la familia en pantalla. “Roma” entonces a mi parecer, no sería el único elemento que deberíamos reconocer del bello país en el que caminamos, porque en lo particular, se encuentra mucho que, sin tener la oportunidad de tener aplausos de los grandes actores que siempre salen en NY, no serán nada en el futuro.

Quizá, yo lo que quiera es un mundo en el que todos aprendamos que existen muchos mundos y que dentro de ellos, no es necesario salir del país ni votar por alguien que busca el nacionalismo, cuando solo se hace una fiesta cuando festejan los logros de un grupo de producción de una película en EU y es reconocida hasta por Barack Obama, hasta antes de eso, las cosas parecen no existir, tenemos que buscar la traducción y el aval gringo para que nosotros podamos caminar tranquilos, pensando que ha pasado algo bueno y que México ha dejado un legado a la humanidad. Teniendo ese sistema de aprobación, ahora si nosotros crearemos sinergia y sobre todo, lo veremos bien, antes no, antes no existe.

 

Entonces, podremos aplaudir el talento mexicano en otras latitudes, porque cuando pasa al lado nuestro es inexistente, y en vez de decir que quizá, diremos perhaps, demostrando el odio personal que nace de la división, por eso nos interesa tanto el muro de Trump, por eso nos enojamos de manera brutal porque nos dividan de aquel país que le da al neoliberalismo la prisión más dura, la de la ideología que el postmodernismo es necesario para usarnos de titeres que juegan las cartas a favor del sistema que se hace llamar libre, en el Estado de represión más fuerte de la historia del que parece que no queremos salir.

Esa es la razón por la que deberíamos de luchar, porque no existirá quien rompa esos lazos tan unidos a esos Estados que tienen franjas en el país que impulsaron una colonia en nuestras disque divisiones independientes, en donde nos burlamos de nuestra independiencia para vivir del régimen de los estadounidenses empoderados en las mentes de los débiles que les hemos permitido el acceso sin límites.

 

Bien por Alfonso Cuarón, por la producción, bien por salir adelante con Roma, y lo digo con sinceridad, fui de todos aquellos que aplaudieron cada uno de los premios con gusto y sin hipocrecías, pero no fui de los que salieron a festejar en las plazas públicas porque me gusta aplaudir a cada uno de los artistas, científicos, estudiantes, obreros y más, que se han decidido a impulsarse y salir de la monotonía y proponer algo espectacular, porque de lo bueno hay mucho en México, derribando el Perhaps, por el Quizá, que si bien no es mexicano, es de un bloque justo y sufrido, el latinoamericano.

 

#InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *