Sexualidad

El deporte y el sexo.

#Sexualidad
El deporte no debería estar peleado con el sexo, ya que no solo tiene beneficios a la salud, también al estado de ánimo, y si esto lo compartes en pareja también será beneficioso para ambos.

 

Rosario Aguilar.
rosario.aguilar@inperfecto.com.mx

 

El yoga y el sexo van muy de la mano es una  técnica basada en rituales milenarios, donde enseña a las parejas la búsqueda del éxtasis físico y espiritual, es una disciplina milenaria y que se sigue practicando en pareja tradicionales. Se trata del tántrico, una antigua doctrina de rituales sexuales practicada en India y China, que se ha convertido en la base de una novedosa forma de ayudar a las parejas a mejorar su relación. Con sólo unas cuantas sesiones de este tipo de yoga, logran una mejor comunicación y a la vez aprenden nuevas técnicas para hacer el amor.

Y aunque hay mucho más información por hoy solo te diremos esto y te daremos algunos de las posturas en pareja que puedes disfrutar

 

La clave para lograr una relación sexual placentera está en tu respiración; es por ello que la práctica del yoga podría resultar una excelente herramienta para maximizar tu desempeño en la cama.  Pero eso no es todo, ciertas posturas de yoga incrementa el flujo sanguíneo en la región pélvica femenina, lo que aumenta la sensibilidad e intensifica los orgasmos. La frecuencia cardiaca de los yoguis en estados meditativos profundos es muy similar a la de los amantes frenéticos.  La práctica del yoga también está relacionada con una mayor producción de testosterona y con erecciones más largas en los hombres. Estas son algunas posturas que te ayudarán a ser mejor durante la relación sexual:
Postura de la Silla
Durante la exhalación dobla las rodillas tratando de mantener los muslos lo más paralelos que puedas al suelo. Estira la espalda y extiende los brazos lo más que puedas; aprieta los esfínteres.


Beneficio sexual
La postura de la silla concentra la fuerza en la región pélvica en el momento en que baja el cóccix. De hecho, se utilizan los mismos músculos que trabajamos con los famosos ejercicios de Kegel, especialmente diseñados para un control más intenso de los órganos sexuales.  
Postura en cuclillas
Desde una posición de pie, colócate con las piernas paralelas y ligeramente más abiertas que tus caderas. Dobla las rodillas y baja las caderas hacia el piso lentamente. Junta las palmas de las manos frente a tu corazón y trata de llevar el pecho hacia el cielo.

 

En pareja puedes practicar la  enredadera, es ideal para después de unas sesión de masajes, de un lado y recostados uno frente al otro, ella pasa una de sus piernas entre las tuyas y la otra la descansa sobre tu espalda, y tus brazos debajo de su cintura.

Mire se fijamente y respiren de forma alternativa. Sencillo para empezar.

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *