Cultura

La casa de Jack (The House That Jack Built)

#Cultura
En La casa de Jack, Von Trier crea un personaje, Jack, quien es un asesino serial, y por lo tanto, la mente de este personaje gira en un desorden tal, que pretende edificar una casa con los materiales que más ha conocido a lo largo de su vida.

Edgar Vargas
cultura@inperfecto.com.mx

¿Una obra de arte está del lado del bien o del mal? Esta es una cuestión que a lo largo de la historia del arte, el ser humano se ha preguntado. ¿Es que la línea entre el bien y el mal no debe ser parte de la expresión artística? Las teorías estéticas siempre han navegado entre estos dos polos, y la Casa de Jack no es la excepción.

 

Lars von Trier es un cineasta que siempre crea opiniones encontradas entre los críticos, y sus obras siembran polémica. Esta situación se ha hecho tan frecuente en sus últimos filmes, que el director decidió hacer una película que verse sobre los discursos artísticos, estéticos y morales, que den respuesta a tan fatídico problema.

 

En La casa de Jack, Von Trier crea un personaje, Jack, quien es un asesino serial, y por lo tanto, la mente de este personaje gira en un desorden tal, que pretende edificar una casa con los materiales que más ha conocido a lo largo de su vida: su proyecto más personal. Podemos tener un vistazo de la vida de un psicópata. Tal vez esta sea una de las películas que más nos permite asomarnos a este tipo de vida semioscura.

 

Jack, efectivamente es un asesino serial, pero además, en su mente, trata de realizar obras de arte. Muestra un tipo de cerebro en el que las acciones poéticas se relacionan con la muerte de las personas. Uno de sus discursos describe a la muerte como un paso importante para la significación y uso de algo mucho más significativo que sólo vivir.

A lo largo de la película, Jack es guiado por un señor llamado Verge, en el que no tardamos en relacionar con Virgilio y su Eneida. A manera de La Divina comedia, Verge va guiando a Jack hacia los círculos del infierno, donde nada es lo que parece. De esta manera, los círculos tienen conexión con los “incidentes” que Jack va teniendo a lo largo de la interesante charla.

Uno de los aspectos que podemos resaltar, es el diálogo entre Jack y Verge, porque a manera de una charla filosófica, vamos descubriendo las razones que Jack tiene para hacer arte y matar humanos. Esto se equipara a la manera en que Von Trier realiza películas y va justificando los motivos por los que tanto ha sido criticado.

Esta obra muestra los comentarios que la crítica pudiera hacer sobre sus filmes, como la misoginia, la violencia gráfica, y el abuso de los más nobles. Von Trier se refleja en Jack, y va dando explicación sobre sus teorías estéticas reflejadas en sus películas.

Lo interesante de la exhibición de sus películas en las salas de cine, es que siempre hay gente que no soporta estar ahí, contemplando el discurso vontrierano, y salen de la sala a mitad de la película, cuando comienza a ser “misógina” o “extremadamente explícita”. El director perturba al espectador.

Jack es un artista-asesino que pretende sentir y vivir en un mundo complejo, por lo tanto tiene que que empezar a girar en los círculos en los que Verge lo va guiando. Las teorías estéticas de Jack se hacen presentes y expone lo que para él pudiera ser arte, aunque también da permiso a que el público interceda y ofrezca al final su punto de vista.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *