1968 InPerfección Principal

UNIDADES HABITACIONALES 3ª parte DEL FUNCIONALISMO A LA AGLOMERACIÓN.

1968, EN LA MEMORIA DE MÉXICO

La intención de dar valor a la nacionalidad y la historia de México, en la Unidad Independencia fue el incentivo que promovió la integración de la arquitectura con la escultura y la pintura.

 

Carlos Rosas C.   

carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Se distinguieron por las visitas de JFK y Charles De Gaulle, además de la integración entre el arte y la arquitectura, dos ejemplos más de conjuntos habitacionales que tendrán a bien recordar a propios y extraños toda una época, sigan con nosotros en este especial de arquitectura.

UNIDAD INDEPENDENCIA (1960)

El proyecto fue edificado en el periodo del Presidente Adolfo López Mateos debido al 150 aniversario de la Independencia y a la falta de vivienda para los trabajadores al sur de la Ciudad de México. El Instituto Mexicano del Seguro Social utilizó los recursos acumulados desde 1950 para llevar a cabo este proyecto, que aumentaría sus servicios incluyendo la vivienda.

 

 

El diseño fue proyectado por los arquitectos José María Gutiérrez Trujillo y Alejandro Prieto Posadas. La obra se inició en el año 1959. Además de cubrir el programa arquitectónico requerido, otro objetivo de este proyecto era el mejoramiento del servicio que se les daba a los trabajadores del IMSS en cuanto a la vivienda, las pensiones y los servicios de salud.

 

 

El aprovechamiento del espacio se da liberando espacios públicos y servicios. Las circulaciones facilitan el desplazamiento entre áreas de trabajo y vivienda, creando una interacción entre los habitantes. Los materiales se propusieron por su durabilidad y resistencia -tabique hueco recocido, piedra braza y cemento-, lo que causa en los habitantes seguridad después de haber resistido el terremoto y temblores subsecuentes.

 

 

La integración de espacios culturales, comerciales, recreativos, habitacionales y de esparcimiento, hace de este conjunto su principal atractivo, dejando en segundo plano el automóvil como medio de transporte primario y fomentando la circulación peatonal dentro de la zona habitacional. Se creó una proporción adecuada en cuanto a los usos de la unidad, ya que fue planeada con un supermercado, tres zonas comerciales, un centro deportivo, planteles educativos, un teatro cubierto y otro al aire libre. Las 635 casas unifamiliares, 36 edificios con un total de 1.500 departamentos y 3 torres de 100 departamentos de lujo, fueron orientados al oriente-poniente. Con la gran extensión de vegetación se logra un nivel de confort elevado para sus habitantes.

 

La utilización de las artes como parte fundamental distingue a la unidad de muchos otras. Ésta se considera una de las obras en la corriente de la integración plástica, donde ya no se hace un desarrollo simplemente para cubrir la función habitacional, sino que se convierte en una zona de expresión que muestra más que una simple fachada de tabique.

 

 

En este proyecto las dimensiones espaciales fueron extraídas del mínimo para poder proporcionar el confort adecuado. Los departamentos más pequeños de la Unidad Independencia aún tienen un tamaño de 60 m2 con dos recámaras.

 

El trabajo en conjunto con un sociólogo ayudó a la creación de una vivienda adecuada, donde la mezcla de clases sociales, de espacios e ideas puede generar un lugar habitable y los elementos arquitectónicos no son el único factor, remarcando así las relaciones humanas.

La intención de dar valor a la nacionalidad y la historia de México, en la Unidad Independencia fue el incentivo que promovió la integración de la arquitectura con la escultura y la pintura.

 

 

En su Plaza Cívica es donde Alejandro Prieto logró plasmar el trazo de las ciudades prehispánicas incorporando obra escultórica y arquitectónica en referencia a la mexicanidad, derivado de la inspiración de Luís Ortiz Monasterio y Federico Cantú Garza y que con el acueducto del propio Alejandro Prieto se completa un conjunto extraordinario.

Por otro lado, las fachadas de los diversos edificios multifamiliares fueron decoradas con obra plástica de Francisco Eppens Helguera, que haciendo uso simbolismos en homenaje a la cultura prehispánica, logra 80 diferentes diseños de murales con la técnica de mosaicos. Las plazas, jardines, andadores y juegos infantiles de la Unidad fueron diseñados por Pedro Miret, se respetaron los espacios arbolados y la abundante vegetación en un excelente ejercicio de arquitectura del paisaje.

Dos esculturas de Ernesto Tamariz (1904-1988) conmemoran las visitas de JFK y De Gaulle a la Unidad Independencia y el mural “Hidalgo Libertador” de Juan O ‘Gorman (1905-1982) ubicada en el Centro Interamericano de Estudios de seguridad Social (CIESS) también es parte del conjunto arquitectónico.

 

UNIDAD TORRES DE MIXCOAC(1969)

Las Torres de Mixcoac son algo más que supervivientes a 46 años de la caótica historia de nuestra querida ciudad, son la prueba de que el proyecto modernista de la década de los setenta tuvo sus pocos pero contundentes aciertos.

 

 

En los terrenos en los que se elevan las Torres de Mixcoac, se edificó en el porfiriato, La Castañeda donde  61 mil 480 pacientes recorrieron sus pasillos en los 58 años que el hospital psiquiátrico se mantuvo en pie, pero la alta demanda de pacientes, junto a los cada vez más sabidos rumores de maltrato físico provocaron su cierre.

El 27 de junio del 68 por órdenes de Gustavo Díaz Ordaz, “La Castañeda” cerró sus puertas con una ceremonia en el patio central. El edificio fue demolido casi en su totalidad, salvo la fachada que compró un ingeniero –Arturo Quijano Arioja– y trasladó a su casa en Amecameca. En los terrenos del oscuro episodio de La Castañeda nació el sueño de la clase media mexicana de los setentas: comprar un buen departamento a un buen precio.

Comenzó entonces el diseño de las Torres de Mixcoac, a cargo de los arquitectos Abraham Zabludovsky y Teodoro González de León. En pro de la mayor eficiencia al menor costo, se construyeron dieciséis edificios de once pisos con 44 departamentos cada uno, cada departamento con tres recámaras, un cuarto de servicio, dos baños, una sala-comedor y un cajón de estacionamiento. A la nueva unidad habitacional llegaron las familias poco a poco, pero en flujo constante a partir del 1972.

 

Zabludovsky y González invitaron Mathias Goeritz a intervenir la plaza, el resultado fue una celosía triple que da la impresión de estar construida de cubos y de ser una pirámide. El artista la concibió como una escultura participativa, dentro de la arquitectura emocional, pero no contaba con los niños que la comenzaron a utilizar para trepar, saltar, jugar y pasar goles. Desafortunadamente los habitantes ya no lo permiten, y la conservan orgullosos prácticamente intacta, como casi todo lo demás en Las Torres de Mixcoac, porque entrar es como echar a andar atrás el tiempo y respirar la sensación de la gente que vive muy a gusto, con la dosis indicada de historias sobre locos y gritos de esquizofrénicos que los veteranos de la unidad habitacional cuentan todavía, después de todo las Torres están construidas justo encima del pabellón psiquiátrico.

Durante el gobierno del presidente Miguel Alemán, se generó la necesidad, de producir más espacios habitacionales y comerciales en el área urbana, es por esto que, en 1947 el gobierno contrata al arquitecto Mario Pani, para el diseño y construcción, de la Unidad Habitacional Miguel Alemán. Gracias al éxito de este proyecto, eligen nuevamente al arquitecto Pani y a su colega Cunningham para el desarrollo de la Unidad Habitacional Lomas de Plateros que también se construye en los terrenos de lo que anteriormente fuera el hospital psiquiátrico “La Castañeda” entre los años 1964 y 1968.

 

UNIDAD HABITACIONAL LOMAS DE PLATEROS

 

El arquitecto y urbanista Mario Pani fue un destacado representante del Movimiento Moderno, con diversas obras e importantes trabajos por toda la ciudad. Los fundamentos de los conceptos utilizados por Pani al momento de realizar sus diseños es la inspiración en las ciudades prehispánicas, tanto en la combinación de cuerpos masivos con grandes espacios abiertos, como en la fórmula de colocar los edificios sobre taludes y terrazas. En la unidad habitacional, se busca incorporar servicios innovadores para la época, como tuberías de gas natural subterráneas y cisternas de agua independientes.

 

 

Del mismo modo se buscó brindarle a la población áreas verdes y deportivas para la recreación, escuelas y comercio. Todo esto con el propósito de elevar el nivel de vida para 35.000 habitantes. Pani buscó hacer combinaciones de colores vivos con blanco. Verde perico, rosa, negro fueron los colores que predominaban.

 

Un hecho muy conocido para los primeros habitantes de Plateros, es que en un principio la Unidad fue administrada por la Asociación Hipotecaria Mexicana, posteriormente por el Banco Mexicano Somex para finalmente quedar en manos de los propios habitantes que ahora debían auto administrarse. En pocos años la Unidad Habitacional Lomas de Plateros se vio poblada casi en su totalidad por familias de clase media.

 

Las unidades habitacionales se convirtieron en imagen escencial del perfil de la ciudad en un afán por aprovechar al máximo el espacio para dar lugar a la cada vez mayor población, dando así lugar a lo que a la postre se convertiría de manera coloquial en vecindades, unas de lujo y otras no tanto. Todo esto como siempre ha pasado ha ser parte de la Memoria de México.

 

#InPerfecto

FUENTES

 

LA VIVIENDA “SOCIAL” EN MÉXICO

PASADO, PRESENTE, FUTURO

  1. en Arq. Javier Sanchez Corral

Sistema Nacional de Creadores de Arte, Emisión 2008

Agosto 2009 – Julio 2012

Pág. 52-53-54-55

 

ARTICULO

LA HISTORIA DE LAS TORRES DE MIXCOAC: PEPITA DE ORO DE ZABLUDOVSKY, GONZÁLEZ DE LEÓN O GOERITZ

REDACCIÓN : ANDREA CINTA

14 DE JUNIO 2018

https://local.mx/capital/la-historia-de-las-torres-de-mixcoac/