Cultura

C H I M A L L I

#Cultura

Hoy 21 de agosto, vamos a escribir sobre lo que era un CHIMALLI para las fuerzas militares de Mesoamérica.

 

Raúl González

cultura@inperfecto.com.mx

 

MAH CUALLI TONALLI (BUENOS DÍAS)

MAH CUALLI TEOTLAC (BUENAS TARDES)

 

Chimalli (del náhuatl: escudo) era un objeto circular que servía para defensa y a la vez ataque por los guerreros,

Su base era echa de tablas de madera o caña, fibra de maguey y algodón entretejidos, dependiendo del grado del guerrero se adornaba el escudo, por ejemplo: En un grado superior este llevaba piedras de jade, plumas, cuerdas de colores, oro, plata y bronce. Del escudo colgaba una cortina de tiras de cuero a su vez decoradas, cuya función era de proteger las piernas de los proyectiles. En la parte de atrás del escudo tenía dos asas echas de fibra de maguey o henequén cubiertas de cuero de venado. Cada guerrero tenía plasmada en su chimalli una imagen, esta variaba según el pensamiento, creencia y fe del guerrero.

 

CHIMALLI

En la imagen que están observando se ve el rostro del señor Cuauhtémoc, muy diferente a como lo conocemos, en su frente tiene un águila dorada ascendiendo; esto significa que su consciencia está expandida, no tiene límites. Sus ojos son de color morado que dentro de la metafísica significa transmutación, él viene con la consigna de ayudarnos a hacer ese cambio espiritual que tanto nos hace falta. El contorno de su rostro es de color rosa, símbolo del amor; Él viene como un ser de amor, viene a contagiarnos de esa hermosa energía, si observan bien la imagen su rostro tiene la forma de un corazón. Su rostro está en medio de nuestros dos volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl, nuestros dos guardianes milenarios, la dualidad femenina y masculina, representan la fusión de la unidad. El nombre de Cuauhtémoc (del náhuatl: cuauhtli, águila, témoc, pretérito de temo, bajar), águila que desciende, viene a dejar conocimiento, sabiduría para después retomar su vuelo y convertirse en un cuauhtleco, un águila solar.

 

POESÍA A CUAUHTÉMOC

Es tu rostro… es tu cuerpo… es tu corazón…

¡OH guerrero inmortal!

Que evocas la grandeza de México

Con tu corazón diáfano de esperanza

Grabado está en tu rostro

La esencia del guerrero indomable

Del luchador de lo imposible

Del caminante eterno victorioso

Del brazo fuerte incansable

Del corazón enchido de amor

Por el país de las águilas doradas

Tu presencia se siente nuevamente

En cada rincón del valle del Anáhuac

La gran Tenochtitlán despierta victoriosa

Al oír el toque de los teponaxtles

Dando el mensaje de un nuevo amanecer

Has llegado nuevamente

Tocando el caracol de victoria

Y con tu verbo claro y sonoro

Nos incitas a la lucha

Una lucha sin armas y sin bravura

Una lucha sin conquistas y sin derrotas

Es una lucha de unión y armonía

Es una lucha de corazón a corazón entre la raza dorada.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *