Cultura

Pesadilla en el infierno, o las realidades fantasiosas

#Cultura
La nueva película de Pascal Laugier muestra la manera en que una película de horror debe ser escrita y dirigida. Sin más, es una cinta por demás creativa y retorcida.

 

Edgar Vargas Flores

edgar.vargas@inperfecto.com.mx

@_EdgarVargas_

 

Es muy complicado que una película de horror pueda superar a sus antecesoras. Últimamente vemos réplicas de grandes películas ochenteras, sin aportar nada a la narrativa visual.

Pascal Laugier se rectifica como un gran narrador y contador de historias. Nos brinda un guión muy bien elaborado y pensado, muy al estilo lovecraftiano, donde el horror se encuentra con diferentes estilos y subgéneros, como el gore y el slasher.

 

En esta historia, dos hermanas y su madre viajan hacia una casa heredada por su tía. La casa luce fúnebre y espantosa, con una fastuosa colección de muñecas que son dignas de una tía de antaño. La madre tiene que hacerse cargo de las hijas porque recién se ha divorciado. Una de ellas ha dejado al novio en la ciudad, y la otra sueña con ser una gran escritora.

 

La historia se empeña en relatarnos los sucesos desde la perspectiva de la pequeña Beth, quien escribe historias de horror inclinadas hacia el gran Lovecraft, quien es su inspiración. De esta manera es que la película se convierte en uno de los textos de Beth, o tal vez los textos de Beth se convierten en realidad.

 

La primera noche en la que llegan las hermanas y la madre a la nueva casa, la casa es interrumpida por asesinos, por lo que la familia tendrá que luchar para sobrevivir.

 

Al pasar de los años, las hermanas no pueden dejar atrás este suceso tan horrendo, y se vuelven a encontrar en la casa donde todo ocurrió, tratando de dejar el pasado en paz y muy atrás, pero las circunstancias hacen que el horror de la memoria se haga presente, y los recuerdos comienzan a ir y venir sin detenerse.

 

Lovecraft se impone como figura literaria, y penetra sobre la narrativa cinematográfica. Beth se encarga de traerlo a este imaginario, y hacernos partícipes dentro del mundo lovecraftiano.

La parte creativa de esta película, y que la hace diferente a las demás de su género, es la manera en que la trama se va desdibujando. Realmente la película da una vuelta de tuerca inimaginablemente y de una forma extraordinaria, digna de aplausos y elogios. Es tan extraño que una película de horror pueda ser contada de manera creativa durante esta época.

 

Otro de los aspectos importantes de este film, es la narrativa contada desde la mirada del asesino. Pocas películas logran adentrarnos en el misterioso mundo de un asesino serial. La estética propuesta, la dirección de arte y la fotografía, amalgaman esta manera tan peculiar de conducirnos hacia las sensaciones que un psicópata puede sentir.

¿Es que nuestra mente puede abstraernos de una cruda realidad, o la realidad nos puede consumir en una hermosa fantasía?

 

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *