1968 En la memoria de México Especiales #InPerfecto Lo mas relevante Politica

LOS INICIOS DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL.

1968, EN LA MEMORIA DE MÉXICO

 

Miguel Angel Millán Cancino

miangel_millan@inperfecto.com.mx

 

 

 

En los lunes anteriores hemos estado hablando de los sucesos internacionales y de las influencias políticas en el seno de la ambigüedad del exterior, pero sobre todo de la participación activa de los jóvenes dentro de un cambio social, pero sobre todo de un cambio de pensamiento y de la aparición de muchas tendencias que los han hecho pensar de un modo revolucionario, y no solo dentro del ámbito político, sino en todos los demás como pueden ver en las demás secciones de este especial e investigación.

 

Los acontecimientos antes mencionados tuvieron un efecto en la juventud mexicana, sin embargo, el proceso de lucha que se vivió en el país tiene otros orígenes y son varias las razones que pueden explicar las movilizaciones de la juventud. Uno de los más conocidos es el de la necesidad de la democracia frente a un Estado autoritario, el régimen presidencialista no concedía prácticamente un respiro de oposición, los sindicatos estaban atados de pies y manos al Estado y las corrientes o sindicatos que daban la lucha contra ese control eran duramente reprimidos.

 

“La exigencia de la democracia constituye en esta situación una demanda de los sectores modernos y realmente incorporados al desarrollo, al tiempo que la crítica al partido único sindicalismo “charro” –institución presidencial-gobierno-estados-, es la mejor instrumentalización de esta demanda. Así pues la exigencia de la participación de estos sectores no significa solamente solicitar una apertura de los canales institucionales ya establecidos, justamente la participación se plantea desde la crítica y el rechazo a las formas de participación ya existentes y es aquí donde encontramos aquello que une a todos los sectores” (Fragmento de: Zermeño, Sergio, México una democracia utópica. Movimiento Estudiantil del 68, Siglo XXI, p. 51.)

 

El origen del movimiento estudiantil del 68 según la prensa capitalina, se da por una riña entre “pandillas” de la preparatoria Isaac Ochotorena, incorporada a la UNAM, y de las vocacionales 2 y 5 del Politécnico, desarrollada en las inmediaciones de la Plaza de la Ciudadela, el 22 de julio. El origen de este pleito era totalmente intrascendetal, el resultado de un partido de futbol. Al día siguiente, las instalaciones de las vocacionales 2 y 5 fueron apedreadas por pandillas de las escuelas preparatorias de la Universidad. La intervención de la Policía fue en forma brutal. Para el día 24, las vocacionales 2 y 5 son tomadas por la Policía. El 26 de julio, la FNET (Federación Nacional de Estudiantes Técnicos), llamó a una movilización contra la represión y la desocupación policial de las vocacionales, cruzándose dos manifestaciones, por un lado la convocada por la FNET con las demandas mencionadas y, por el lado lado, la que encabezaba la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED), quien realizaba la manifestación en esa fecha por la conmemoración del asalto al Cuartel Moncada, reivindicando el triunfo de la Revolución cubana. Las dos movilizaciones se cruzaron y, los estudiantes se unieron. Así, en contingente unánime, se movilizaron con rumbo al Zócalo donde la Policía los reprimió violentamente, resultado de ello, detenidos, muertos y desaparecidos.

Al día siguiente, los estudiantes de las preparatorias 1, 2 y 3 de la UNAM tomaron sus instalaciones en protesta por la brutal represión. La respuesta del Gobierno fue la del incremento desmesurado de policías golpeando, encarcelando y amenazando al movimiento. Se puede considerar el 9 de julio como el día que inició la huelga que, aunque sólo se dio en un primer momento en algunas facultades y preparatorias de la UNAM y vocacionales, se extendió.

 

La próxima semana hablaremos sobre todo lo que provocó las tensiones que hemos ido narrando y realmente la forma en que nació  el CONSEJO GENERAL DE HUELGA.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *