Editorial Lo mas relevante Politica

¿Quién ganó y quién perdió el debate presidencial?

#Editorial

 

Miguel Angel Millán Cancino

miangel.millan@inperfecto.com.mx

 

La historia de los debates en México, realmente es una historia joven y una historia reciente, por muy lejano que lo vean las generaciones que no han vivido el proceso de transformación de México, de su política y de su sociedad, a los que a veces, parece que no les importa.

Hace 24 años, en 1994 fue el primer debate presidencial en México donde se encontraron Diego Fernández de Ceballos, Ernesto Zedillo y Cuauhtémoc Cárdenas, dónde solo se enfrentaron los punteros electorales de ese momento, la historia posterior de que la silla del primer mandatario la ganó Zedillo bajo fuertes circunstancias, entre ellas el asesinato de Luis Donaldo Colosio y un Diego Fernández de Ceballos, que bajo la bandera panista y que todo mundo reconoció que había ganado el debate, parece que algo le paso en el trayecto y dejo ganar al PRI, no sabemos si por órdenes de su ya conocido amigo Carlos Salinas de Gortari o cualquier otra situación.

En el 2000, Fox Quezada no solo ganó la presidencia, ganó los debates previos mientras que en 2006, todos los candidatos acartonados solo tenían una buena actuación y una decidida confrontación que logró modificar la tendencia del puntero posicionando a Felipe Calderón en una tendencia a subir en las encuestas y que le dio la presidencia. 2012, nuevamente en los debates, la farsa creada por muy buenos actores del drama político nos dieron unos encuentros desairados y llenos de signos, ejemplo, una foto de Salinas de cabeza, cartulinas con estadísticas que no le dijeron nada al electorado pero que se volvieron emblemas en la sociedad.

En este 2018, en una política desanimada por la sociedad, en una política desairada y desalentada, llena de basura electoral en todos los medios de comunicación la innovación ha tratado de posicionarse, el INE y los partidos políticos crearon las candidaturas independientes, aunque no le veo el caso, ya que la desigualdad de oportunidades se ve clara y tendenciosa solo para el agandalle de los partidos grandes; el formato del debate que se convirtió ahora si en un foro de discusión y confrontación, copiando el estilo gringo y español del mismo show nos mostró un espectáculo que no creo mueva las estadísticas que ya las encuestas marcan.

Nos encontramos con un PRI actuado, recordemos la frase: “Buenas noches, soy José Antonio Meade…” con una gris participación utilizando frases conocidas y hasta el tono que tenía Ernesto Zedillo en 1994; un Ricardo Anaya bien entrenado por el legendario Diego Fernández, donde el gesto duro, los datos claros, el ataque frontal a su objetivo sin miramiento por los demás, arrinconando a AMLO para después tener piedad y dejarlo huir porque se acordó de la existencia de Meade; un López Obrador con gestos agrios, donde no escuchamos nada nuevo, un AMLO que sólo supo dar vuelta a responder, y decir lo mismo de siempre, recetas mágicas de cómo su presencia cambia todo; por si acaso, los independientes uno hecho un payaso mocha manos como el Bronco, que por lo menos nos dio su whats para mandarle un cariñoso mensaje o una Margarita Zavala que nos habla nerviosa pero que es la única que posiciona al Estado Mexicano pero que le quedó a deber al electorado ya que pienso que necesitaba salir a golpear a Anaya y noquearlo y ya al crecer ir contra Andrés Manuel pero en la realidad, apenas le pego un poco a Anaya y al ver que Ricardo cobardemente simplemente ignoró a Zavala, simplemente siguió con sus propuestas dejándola apagada.

¿Quién habrá ganado entonces el debate? En definitiva todos los candidatos según ellos y sus grandiosos y objetivos equipos, pero Anaya creo que, logró sustentar su discurso y volverlo realidad, solo hay dos opciones, dos caminos.

¿El gran perdedor? México, definitivamente. Siguiendo los discursos y propuestas de 24 años a la fecha, de todos los candidatos presidenciales son los mismos temas y hasta las mismas propuestas que no han cambiado nada, lo más novedoso es la Guardia Nacional de AMLO, misma propuesta que dio el Lic. Diego Fdz. De Ceballos. Estamos recolectando propuestas y no hay nada novedoso.

Pobre México, sin opciones es difícil, porque aunque haya quienes se crean el mesías de la política, y no sólo me refiero a Obrador, en el 2024 quizá escuchemos lo mismo.

#InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *